Inicio EEUU Auditoría: las transmisiones de EE.UU. a Cuba están llenas de mal periodismo

Auditoría: las transmisiones de EE.UU. a Cuba están llenas de mal periodismo

El servicio del gobierno de EE. UU. encargado de transmitir noticias objetivas a Cuba produce tanto “mal periodismo” como “propaganda ineficaz”, según una auditoría independiente publicada el martes.

La Agencia de Estados Unidos para Medios Globales (USAGM), que supervisa las transmisiones internacionales financiadas por los contribuyentes, ordenó la auditoría de la Oficina de Transmisiones Cubanas (OCB) en febrero en respuesta a las transmisiones del año pasado que contenían comentarios antisemitas sobre el filántropo multimillonario George Soros.

Los segmentos en TV Martí de OCB provocaron una condena generalizada y llevaron a medidas disciplinarias contra nueve periodistas de OCB.

John Lansing, el CEO de USAGM, posteriormente se disculpó con Soros y ordenó la auditoría para encontrar “cualquier patrón de periodismo poco ético, no profesional, parcial o de calidad inferior” en OCB.

Los resultados equivalen a una dura acusación de prácticas en OCB, que como parte de USAGM está obligada por ley a proporcionar una programación objetiva y equilibrada que refleje una variedad de puntos de vista.

En cambio, los cinco expertos en el panel de auditoría dijeron que el periodismo en OCB (radio, televisión y en línea) es parcial, no proporciona contexto y se cruza en la defensa estridente de las causas disidentes cubanas de línea dura.

“No es solo defensa; es realmente como una propaganda de tipo antiguo, de martilleo constante “, dijo el presidente del panel, Edward Schumacher-Matos, profesor de la Escuela de Derecho y Diplomacia de Fletcher en la Universidad de Tufts.

La auditoría dice que “casi cualquier crítica” del gobierno cubano está permitida en los programas de Radio y TV Martí, mientras que “hay poco o ningún intento de obtener una respuesta o proporcionar información de equilibrio”.

“Las normas de objetividad bien establecidas se ignoran rutinariamente en favor de las tácticas de comunicación propagandística”, dijo el panel. Es poco probable que los programas de la agencia “logren promover la libertad de democracia dada la demografía, la cultura y las circunstancias de Cuba en la actualidad”.

La implacable defensa contra Cuba “desplaza a otros tipos de cobertura de noticias e incluso al periodismo de defensa que podría ser más efectivo, por ejemplo, contar historias positivas sobre usted o sobre Estados Unidos”, dijo el panel de auditoría Roberto Suro del Pew Hispanic Center.

En una introducción al informe, Lansing dijo que se nombró un grupo de trabajo para actualizar los estándares periodísticos y se incorporará un nuevo editor de mejores prácticas. “Se requerirá capacitación adicional sobre equidad, objetividad, equilibrio y sesgo en la cobertura para todos los empleados de OCB. ,” escribió.

Historia conflictiva

Con sede en Miami, OCB supervisa Radio Martí, que comenzó en 1985; TV Martí, que comenzó cinco años después; y un sitio de noticias en línea. El presupuesto de la agencia fue de $ 29 millones en 2018, y sus transmisiones, a menudo bloqueadas por el gobierno cubano, alcanzan aproximadamente el 11 por ciento de la población de la isla.

Radio y TV Martí han sido culpados por mal periodismo y propaganda. En 1999, el inspector general del Departamento de Estado dijo que las estaciones tenían “problemas con el equilibrio, la imparcialidad y la objetividad”. Una investigación del Senado de los EE. UU. en 2010 dijo que Martí tenía “un apoyo insignificante de parte del pueblo cubano”.

A pesar de las críticas, Radio y TV Martí han tenido un apoyo continuo del Congreso de los Estados Unidos. Pero ese no será el caso si no mejoran, dijo Tomás Regalado, el ex alcalde de Miami que lidera OCB.

Regalado fue nombrado por la administración de Trump y asumió el cargo en junio de 2018, un mes después de que se emitieran los segmentos de desprecio de Soros. “Un miembro del Congreso me dijo: ‘Bueno, si Radio y TV Martí no se reinventan, no se puede defender'”, dijo Regalado.

Propaganda abierta

Los autores de la auditoría reconocieron una “tensión inherente” en todas las organizaciones de noticias de USAGM como parte del gobierno. Pero dijeron que “en ninguna parte es esa tensión más aguda” que en TV y Radio Martí.

“Martí se involucra abiertamente en la propaganda y en la promoción de la política exterior de una administración actual”, dice el informe, “en este caso hacia Cuba (así como en Venezuela y Nicaragua)”.

La auditoría cita múltiples ejemplos de que Martí no cumplió con los estándares periodísticos, entre ellos:

• Los anfitriones e invitados en los programas de Martí son “tan anti-castristas que su lenguaje a menudo es crudo”. El anfitrión de un programa, un disidente que pasó 16 años en la cárcel en Cuba, llamó al gobierno de Castro “cáncer”.

• Un programa de 30 minutos se centró en la decisión de la administración de Trump de permitir que los ex dueños de propiedades incautados por los Estados Unidos incautados por el gobierno cubano presenten demandas en los tribunales de los Estados Unidos. Nadie explicó por qué eso podría ser perjudicial para un nuevo gobierno democrático en Cuba y fue evitado por administraciones anteriores.

• A pesar de que las noticias directas de Martí tuvieron pocos errores de hecho, “no hubo esfuerzo” para agregar contexto. En su lugar, “los invitados y anfitriones a menudo se refieren a eventos de la década de 1960 sin explicación para una audiencia que no está familiarizada o es demasiado joven para conocer las etapas iniciales de la revolución cubana”.

Una proposición perdedora.

Los “programas de entrevistas unilaterales y los anfitriones combativos” de Marti que se centran en las quejas de la época de la Guerra Fría, según los autores, son “fundamentalmente inadecuados” en la Cuba de hoy, donde el 40% de la población nació después de la caída de la Unión Soviética.

“No estoy discutiendo la existencia de esas faltas”, dijo Suro, “pero mucho de esto sucedió antes de que naciera la mayoría de las personas en Cuba”.

Regalado dijo que los prejuicios de OCB no fueron el resultado de la interferencia política directa o la interferencia de los funcionarios del gobierno, sino de una cultura institucional.

“Estas son personas muy bien intencionadas que quieren lo mejor para Cuba, pero que también están llenas de resentimientos y enfados que son totalmente comprensibles”, dijo Schumacher-Matos.

En los últimos años, según el informe, ha habido cierta flexibilización de los controles gubernamentales, con más cubanos que obtienen acceso a Internet, una mayor influencia para la Iglesia católica e incluso un crecimiento en los mercados privados.

Para llegar a esta audiencia menos política en Cuba hoy, el informe recomienda un periodismo más equilibrado, así como una cobertura neutral de los eventos no controversiales en Cuba, como la evacuación de huracanes.

Regalado dijo que Radio Martí creó recientemente un programa sobre derechos de gays y lesbianas.

Medidas disciplinarias

La controversia sobre el segmento de Soros, que se emitió originalmente en mayo de 2018, se hizo pública meses después, luego de que un bloguero lo expusiera y los medios de comunicación de los Estados Unidos siguieran. Entre otras cosas, Soros, un objetivo frecuente de los teóricos de la conspiración, fue descrito como “un judío no creyente de moral flexible”.

Regalado dijo que nueve empleados de Marti fueron despedidos, han renunciado o han sido puestos a prueba, en espera de una investigación.

Al iniciar la auditoría en febrero, Lansing denunció que el segmento de Soros era “profundamente ofensivo y totalmente inconsistente con nuestros estándares profesionales y ética. OCB no debería haberlo transmitido.

Además de Schumacher-Matos y Suro, los otros panelistas de auditoría de OCB fueron Laura Castañeda con la Escuela Annenberg de Comunicación y Periodismo de la Universidad del Sur de California; la ex periodista de Telemundo Andrea Sarralde; y María Fernanda Sandoval, una especialista latinoamericana.

Matt Walsh, el subdirector de operaciones de USAGM, dijo en una entrevista que cambiar la cultura en OCB será un desafío.

“(Lansing) realmente quiere que nos enfoquemos en cómo podemos reconstruir OCB desde cero”, dijo Walsh sobre su jefe, “lo que ciertamente es algo que no sucederá de la noche a la mañana”.