Auto embiste protesta antirracista en Virginia: un muerto y 19 heridos

Una persona murió y 19 resultaron heridas cuando automóvil arrolló a contramanifestantes que protestaban la presencia de nacionalistas blancos en el centro de la pintoresca ciudad de Charlottesville, Virginia el sábado por la tarde, horas después que violentos enfrentamientos entre supremacistas y antifacistas obligaron al gobernador estatal, Terry McAuliffe, a declarar un estado de emergencia.

La portavoz del Centro Médico de la Universidad de Virginia en Charlottesville confirmó la muerte a la agencia The Associated Press.

El alcalde de Charlottesville dijo que via Twitter que “con el corazón roto” anuncia que “una vida se ha perdido”.

En un principio se habló de un accidente entre tres autos, pero un video divulgado en Twitter muestra un automóvil avanzando a gran velocidad sobre los manifestantes, en lo que parece un acto muy deliberado.

La Unión de Libertades Civiles Americanas, ACLU capítulo de Virginia, dijo que el vehículo se devolvió contra los manfiestantes después de que uno de ellos —según un testigo—- le lanzó una piedra.

Llamado de Trump

El presidente Donald Trump hizo un llamado a la unidad en Twitter tras permanecer en silencio durante toda la mañana del sábado a pesar de que las manifestaciones supremacistas comenzaron el viernes por la noche.

“Todos debemos unirnos y condenar a todo lo que tiene que ver con el odio. No hay espacio para esta clase de violencia en Estados Unidos. ¡Juntémonos como uno solo!”, dijo en un tuit poco después de la 1:00 p.m.

Pero su tuit fue respondido casi inmediatamente por el líder del Ku Klux Klan, David Duke, un seguidor de Trump que estaba en Charlottesville. “Así que tras décadas de que los estadounidenses blancos sean blanco de la discriminación y del odio antiblanco, nos unimos como pueblo, ¿y usted nos ataca?”, dijo Duke en Twitter.

Más tarde el presidente habló desde su club en New Jersey para condenar la violencia “de muchas partes” y dijo que “no tiene cabida en Estados Unidos. El presidente en ningún momento usó la palabra “racismo” ni nombró a los nacionalistas blancos.

Los incidentes del sábado iniciaron cuando supremacistas blancos, neo-nazis, activistas de extrema derecha y confederalistas se reunieron por la mañana en el Parque de la Emancipación, en el centro de la ciudad, en anticipación a la protesta “United the Right”, convocada para el medio día.

La manifestación tenía por objeto protestar la remoción de una estatua del comandante de las fuerzas confederadas en la Guerra Civil Americana, Robert E. Lee.

Pero la violencia se desató cuando supremacistas comenzaron a usar las astas de las banderas y carteles que portaban y aerosol de pimienta para atacar a los contra-manifestantes.​

La Guardia Nacional apoyó a la policía tratando de calmar las tensiones. La declaración de emergencia del gobernador y una declaración de “asociación ilícita” emitida por la ciudad de Charlottesville cancelaron la protesta antes de que comenzara.​

Las autoridades calculaban que unos 2.000 a 6.000 personas asistirían a la concentración, y se esperaban también miles de contra-manifestantes.

La volátil situación llevó a Melania Trump, el expresidente Bill Clinton y otros políticos a pronunciarse.

“Nuestro país alienta la libertad de expresión, pero comuniquémonos sin odio en nuestros corazones. Nada bueno viene de la violencia”, dijo en la red social la primera dama.

El vicepresidente Mike Pence, dijo en su cuenta de Twitter que “apoya al presidente contra el odio y la violencia. Estados Unidos es más grande cuando nos unimos y nos oponemos a los que buscan dividirnos”.

El expresidente Bill Clinton tuiteó: “Incluso cuando protegemos la libertad de expresión y de asamblea debemos condenar el odio, la violencia y la supremacía blanca”.

El senador demócrata Bernie Sanders escribió en Twitter: “La manifestación nacionalista blanca en #Charlottesville es una censurable exhibición de racismo y odio que no tiene lugar en nuestra sociedad”.

Loading...