Balacera en Colorado deja 4 agentes heridos, 1 muerto

10

Las autoridades de un suburbio de Denver analizaban los motivos que llevaron a un hombre de 37 años a efectuar más de 100 disparos contra agentes de policía en su departamento, matando a uno e hiriendo a otros cuatro. Otros dos civiles sufrieron lesiones.

El forense del condado de Douglas identificó al tirador como Matthew Riehl.

Un usuario de YouTube llamado Matthew Riehl publicó un video en el portal el 13 de diciembre diciendo que quería sustituir al jefe de la policía local de Douglas, Tony Spurlock, y cargaba contra el funcionario y otros agentes con insultos de carácter personal.

El incidente comenzó en torno a las 05:15 del domingo en los apartamentos Copper Canyon, un complejo residencial ajardinado en Highland Ranch, a 28 kilómetros (16 millas) al sur de Denver.

Las autoridades habían salido de la casa apenas una hora antes tras responder a una queja por una “pelea verbal” entre dos hombres, explicó la oficina de policía. Uno de los hombres les dijo que el sospechoso “estaba actuando de forma extraña y podría estar sufriendo una crisis mental” pero los policías no hallaron pruebas de delito alguno.

Cuando recibieron el segundo aviso, un hombre que había abandonado la casa regresó para darles una llave y permiso para entrar y se marchó de nuevo antes del inicio de los disparos.

“El sospechoso estaba haciendo mucho ruido y molestando a todos los que estaban cerca”, explicó Spurlock.

La balacera comenzó casi de inmediato y los agentes fueron baleados “muy, muy rápido” tras entrar al departamento e intentar hablar con el sospechoso, que estaba atrincherado en una habitación, agregó.

“Todos fueron alcanzados casi en cuestión de segundos, por lo que fue más un ataque tipo emboscada contra nuestros agentes”, dijo el jefe del cuerpo. “Él sabía que íbamos y nosotros obviamente le hicimos saber que estábamos allí”.

Los agentes heridos intentaron sacar al compañero caído, Zackari Parrish, pero sus propias lesiones solo les permitieron “arrastrarse para ponerse a salvo”, según Spurlock.

Cuatro policías, incluyendo Parrish, fueron baleados desde una habitación en torno a las 06:00 horas, forzando la retirada. Un equipo de las fuerzas especiales entró al departamento aproximadamente una hora y media más tarde en una balacera que causó la muerte del tirador y heridas a otro agente.

Parrish estaba casado y tenía dos hijos.

El gobernador de Colorado, John Hickenlooper, ordenó que las banderas de todos los edificios públicos ondeen a media asta hasta el martes en la noche en su honor.