Carlos Vives entra en el Museo Nacional de Historia Americana en Washington

La cultura colombiana y, por ende, la latinoamericana acaban de dejar una huella más en este Washington que se prepara para nuevos tiempos con la era Trump que está a punto de comenzar. El cantautor colombiano Carlos Vives donó este martes una guitarra al Museo Nacional Smithsonian de Historia Americana, que como parte de su colección documenta la música latina y sus contribuciones a la cultura estadounidense.

El cantante destacó la importancia del “aprecio” a la cultura latinoamericana que supone, por parte del museo, pedir que un artista done algo importante para él o ella como es, en este caso, la guitarra. “Es un símbolo de amistad, de interés y pasión por nuestra cultura latina”, dijo en rueda de prensa en Washington. Y puede servir, agregó, para que la gente se anime a “buscar o profundizar un poco más en la cultura musical de nuestra tierra”.

Al entregar la guitarra a los responsables del museo, en una ceremonia en la residencia del embajador colombiano en Washington, Juan Carlos Pinzón, Vives se declaró “orgulloso y muy contento” por un acto que, dijo, es “algo que nos une con el pueblo americano”. “Y poder hablar de las cosas que nos unen es importante”, acotó el artista que en octubre participó, junto a otras estrellas latinas como Alejandro Sanz, Julieta Venegas o Natalia Lafourcade en un concierto en la frontera entre Estados Unidos y México para celebrar, en tiempos de amenazas de muros y de separaciones, la unidad a través de la música.

Relatar la historia de Estados Unidos, como hace el Museo Nacional de Historia Americana, requiere relatar la música del país, y esto no es posible sin contar, a su vez, la aportación musical de la región, según Stacey Kluck, curador del departamento de cultura y artes del museo. “Las contribuciones de los latinos a la música estadounidense son centrales”, afirmó en la ceremonia de donación. El embajador Pinzón, por su parte, celebró lo que considera como un reconocimiento a un artista que, como Vives, “ha llevado el nombre de Colombia en alto alrededor del mundo”.

La guitarra que donó Vives es un instrumento muy especial para el flamante vencedor de la última edición de los Grammy Latino, en donde se hizo con dos premios, la grabación y la canción del año, con su éxito del verano, La Bicicleta, una colaboración con la también colombiana Shakira. Vives aprovechó su nueva comparecencia pública para hacer lo que se le olvidó al recoger sus premios en la ceremonia de la semana pasada en Las Vegas: agradecerle a Shakira su colaboración.

“Quiero darle esta vez las gracias a Shakira, que no se me olvide”, dijo entre las risas de los asistentes para remediar un lapsus que le valió críticas en las redes sociales.

La guitarra donada por Vives este martes fue elaborada a mano por el lutier colombiano Leonardo Fabio Torres, que también ha hecho guitarras para otros reconocidos artistas internacionales, como el colombiano Juanes y el dominicano Juan Luis Guerra. La guitarra está además decorada con la imagen de un indígena Arahuaco de la Sierra Nevada de Colombia realizada por el artista Camilo Restrepo. Es el instrumento que Vives (Santa Marta, Colombia, 1961) utilizó para uno de sus últimos conciertos en Estados Unidos, el que celebró en el Hollywood Bowl en Los Angeles en septiembre.

La guitarra de Vives enriquecerá una colección latina del Smithsonian que ya cuenta con objetos como los timbales de Tito Puente, los trajes de Celia Cruz o los tambores de Mongo Santamaría. El Museo Nacional de Historia Americana valoró la aportación de un músico y compositor que “ha contribuido de gran manera al mundo de la música a través de su fusión del vallenato con otros géneros musicales” y que, además de sus numerosos premios, que incluyen dos Grammy y 11 Latin Grammy, ha vendido más de 50 millones de discos en todo el mundo.

Loading...