CIA planea ciberataque clandestino y sin precedentes contra Rusia

La Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) prepara un ataque cibernético clandestino sin precedentes contra Rusia.

Funcionarios de inteligencia estadounidenses citados ayer viernes por la cadena estadounidense NBC News han avisado del ataque, que sería una represalia por la supuesta injerencia rusa en las elecciones presidenciales del país norteamericano.

Según han indicado al canal varios funcionarios y exfuncionarios con conocimiento directo de la situación, el Gobierno de Washington ha encargado a la CIA que elabore propuestas para una operación cibernética clandestina de amplio alcance destinada a acosar y “desconcertar” a los líderes rusos.

Por tanto, la CIA ha dado inicio a un proceso para abrir puertas cibernéticas, seleccionar objetivos y concretar otros preparativos para la eventual operación, agrega el informe, para luego resaltar que el trabajo incluye la recolección de datos y documentos que podrían exponer al presidente ruso, Vladimir Putin.

El pasado 7 de octubre, Washington acusó oficialmente a Moscú de “interferir en el proceso electoral del país”, poniendo como ejemplo la filtración de 20.000 correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata (DNC) por parte de WikiLeaks.

La inteligencia estadounidense “está segura de que la mano rusa está detrás de los recientes ataques cibernéticos” a cuentas de correo electrónico de algunos trabajadores públicos y organizaciones estadounidenses, afirman fuentes de EE.UU.

“El presidente tiene disponibles una serie de respuestas y considerará una respuesta que sea proporcional (…) aunque es improbable que la haga pública antes de llevarla a cabo”, dijo el pasado jueves el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

En tanto, el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, ha tachado de “tontería” todas esas acusaciones.

En una postura similar, el vicecanciller ruso, Serguei Ryabkov, ha subrayado la falta de auténticas pruebas que demuestren los infundios de Washington, que ha considerado un invento “bajo solicitud específica de Washington, con el fin de provocar una histeria antirrusa que ha alcanzado límites sin precedentes”.

tas/mla/mep/msf

Loading...