Inicio EEUU Congresistas y activistas califican de ‘cruel’ eliminar la protección a los salvadoreños

Congresistas y activistas califican de ‘cruel’ eliminar la protección a los salvadoreños

Congresistas y activistas de Florida calificaron este lunes de “cruel” e “insensible” la decisión de la administración del presidente Donald Trump de eliminar el Estatus de Protección Temporal (TPS) que amparaba a unos 200,000 salvadoreños que huyeron de su país en el 2001, luego de que un poderoso terremoto azotara esa nación centroamericana.

La decisión significa que los salvadoreños que han podido vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos bajo TPS desde 2001 tendrían hasta septiembre de 2019 para irse del país.

Se esperaba que el gobierno anunciara la medida ya que la administración Trump finalizó el TPS para unos 59,000 haitianos que habían estado viviendo y trabajando en Estados Unidos desde el terremoto de 2010 que dejó más de 300,000 muertos.

Trump también finalizó los programas de permisos temporales para Sudán y Nicaragua. El Presidente pospuso una decisión sobre un programa similar que beneficia a 86,000 hondureños en EEUU.

Ileana Ros-Lehtinen, legisladora republicana, advirtió que “la cruel decisión” de eliminar el TPS a los salvadoreños tendrá un “impacto terrible para nuestras comunidades, para 200,000 personas, sus familiares y para los EEUU”.

“Es una vergüenza #POTUS es insensible a la difícil situación de tantos que han contribuido tanto a nuestra gran nación. He estado abogando por la renovación desde el año pasado y continuaré”, expresó en su cuenta de Twitter.

Un total de 4,500 salvadoreños en Florida son beneficiarios del TPS, de acuerdo con cifras del Center for American Progress.

El director del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, dijo que es una decisión emitida por un presidente “cruel y despiadado”.

“Esta es una decisión cruel y despiadada por parte de un presidente cruel y despiadado. Al hacer un blanco de quienes dejaron su hogar por desastres naturales y la violencia en El Salvador, Donald Trump está destruyendo a más familias trabajadoras y poniendo en riesgo sus vidas, mientras que amenaza nuestra economía y le da la espalda a los valores que han hecho grande a nuestra nación”, manifestó.

Pérez aseveró que Estados Unidos es una gran nación cuando responde a crisis humanitarias ayudando a quienes lo necesitan, “no expulsándolos de nuestras fronteras. Los demócratas creemos que la diversidad y compasión son nuestras grandes fortalezas y por eso continuaremos luchando por las valientes familias inmigrantes que hacen que tengamos un mejor país cada día”.

“Depuración racial”

María Rodríguez, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC), dijo a el Nuevo Herald que la administración [de Trump] está sistemáticamente desmantelando la poca protección legal de las personas establecidas en este país, en algunos casos por décadas.

“Esto solo se puede entender como una depuración racial. Trump está aumentando el número de personas indocumentadas, eso nos perjudica a todos y todas, económica y moralmente”, aseguró la activista.

La Alianza Nacional de TPS, formada en junio del 2017 por beneficiarios de la protección temporal, acusó al Congreso de Estados Unidos de ser en parte responsable de la situación en la que ahora se encuentran los salvadoreños.

“Si bien las acciones [de la administración Trump] no son sorprendentes, la inacción del Congreso y otros líderes políticos es mucho más devastadora. Al no aprobar la legislación que permite la residencia permanente para los titulares de TPS, el Congreso también es cómplice”, dijo en un comunicado.

El representante republicano Carlos Curberlo calificó como “decepcionantes” la medida contra los salvadoreños y las previas relacionadas con el TPS de los hondureños y nicaragüenses.

“Los inmigrantes salvadoreños, hondureños, nicaragüenses y haitianos se han convertido en parte esencial de la comunidad del sur de la Florida al contribuir con nuestra economía y cultura. Muchos años de extensiones a corto plazo han creado ansiedad e incertidumbre, no solo para estos inmigrantes y sus familias, sino también para los empleadores y vecinos que los han acogido en nuestras comunidades”, dijo Curbelo.

Aseguró que el Congreso de Estados Unidos tiene la responsabilidad de tratar la situación de los inmigrantes con el TPS y la de de los llamados Dreamers.

Tomar el tema de inmigración “en serio”

“Existen varias soluciones legislativas que ya se han introducido para abordar las poblaciones DREAMer y TPS, incluida mi ley bipartidista RAC y ESPERER. A los destinatarios de TPS y DREAMers se les está agotando el tiempo. Es hora de que los líderes de ambas partes comiencen a tomar este tema en serio para que podamos dar a estos inmigrantes y a aquellos que cuentan con ellos la tranquilidad de continuar retribuyendo a sus comunidades, contribuyendo a nuestra economía y apoyando a sus familias”, expresó.

Mario Díaz-Balart, legislador republicano, también se mostró contrario a la decisión.

“Estoy totalmente en desacuerdo con la decisión de eliminar el Estatus de Protección Temporal ‘TPS’ para los ciudadanos salvadoreños que viven en Estados Unidos. #TPS”, manifestó en Twitter.

Recordó que los salvadoreños huyeron de su país tras un terremoto y dijo que “y si bien las condiciones de vida pueden haber mejorado levemente, El Salvador ahora se enfrenta a un problema importante con el tráfico de drogas, las pandillas y el crimen”.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, considera que ya están dadas las condiciones para que los salvadoreños regresen a su país y “por lo tanto el TPS debe cancelarse”.

“En el día de hoy, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que, en concordancia con la Ley de Inmigración y Nacionalidad, se requiere que decida dar por terminado el Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés) para El Salvador. Para permitir una transición ordenada, se ha decidido otorgar un periodo de gracia de 18 meses. La designación terminará entonces, definitivamente, el 9 de septiembre del 2019”, dijo en un comunicado.

Los reporteros del buró de McClatchy en Washington Franco Ordóñez y Anita Kumar contribuyeron con este informe.