Demócratas piden retirar nombres confederados de bases militares

26

Un demócrata por Nueva York está redactando un proyecto de ley que exige al Pentágono cambiar la identificación de cualquier instalación militar que lleve el nombre de generales confederados, como parte de un esfuerzo de congresistas negros por obligar a instituciones públicas a no rendir homenaje a figuras históricas que respaldaron la esclavitud.

“Poner a propiedades militares nombres de insurrectos armados con sangre en las manos es una afrenta a los miembros de las fuerzas armadas, muchos de quienes son de color”, dice el texto de la representante federal Yvette Clarke, miembro del Concilio Legislativo Negro. “En las fuerzas armadas hay numerosos miembros de mérito que sirvieron lealmente a Estados Unidos, cuyos nombres deben llevar las propiedades militares”.

El proyecto de ley de Clarke tiene 10 copatrocinadores, todos representantes demócratas de Nueva York y Nueva Jersey..

El senador Cory Booker, un afroamericano demócrata de Nueva Jersey, dijo que planea presentar un proyecto de ley para sacar las estatuas de líderes confederados del Capitolio federal.

El Concilio Legislativo Negro pidió a la Corte Suprema el mes pasado que escuche el caso de un hombre de Mississippi que se opone a la bandera estatal, que tiene las estrellas y barras confederadas.

“No hay espacio para celebrar el racismo violento de los confederados en el Capitolio federal ni en ningún lugar de honor en todo el país”, dijo Nancy Pelosi, demócrata por California y líder de la minoría en la Cámara.

El destino de estas medidas en un Congreso controlado por los republicanos parece cierto. Incluso en momentos que republicanos critican los comentarios de Trump sobre la violencia en una manifestación se supremacistas blancos junto a una estatua del general Robert E. Lee en Charlottesville, Virginia, muchos no han expresado sus opiniones sobre retirar monumentos a militares confederados.

Paul Ryan, republicano por Wisconsin y presidente de la Cámara de Representantes, ha tomado la decisión de que las decisiones sobre los monumentos a los confederados deben tomarlas autoridades en los estados, no el gobierno federal.

Tres de las mayores bases militares del mundo—Fort Bragg en Carolina del Norte; Fort Hood en Texas y Fort Benning en Georgia— tienen nombres de generales confederados.

Un total de 10 grandes bases militares estadounidenses llevan el nombre de héroes confederados, entre ellas algunas que llevan el nombre del jefe del Ku Klux Klan en Georgia, el jefe del Ejército Confederado y el comandante que lideró el ataque que dio comienzo a la Guerra de Secesión.

Cada servicio militar por separado toma la decisión de nombrar sus bases, y el Ejército ha insistido en que cada una de las suyas “lleva el nombre de un soldado que tiene un lugar en nuestra historia militar”.

“Estos nombres históricos representan a individuos, no causas o ideologías”, dijo el director de asuntos públicos del Ejército, el general de brigada Malcolm Frost, en el 2015, después que un ataque de un supremacista blanco en Charleston reavivó el debate sobre los monumentos a los confederados.

Aunque el debate público se ha centrado en cambiar el nombre a plazas públicas, carreteras y escuelas, no ha habido mucha presión sobre los militares para que cambien el nombre de las bases. Y es poco probable que la decisión venga del propio Ejército, que no desea verse involucrado en un debate políticamente cargado.