Inicio EEUU EE.UU. y Rusia acuerdan hablar nuevamente en junio en la cumbre del...

EE.UU. y Rusia acuerdan hablar nuevamente en junio en la cumbre del G20 en Osaka

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, acordaron trabajar para normalizar las relaciones tensas y restablecer los canales de comunicación bilaterales luego de las conversaciones el martes en el balneario del Mar Negro en Sochi.

Aunque Pompeo y Lavrov discutieron una amplia gama de problemas bilaterales e internacionales, incluidas las situaciones en Irán, Corea del Norte, Ucrania, Siria y Venezuela, no tuvieron grandes avances en ninguno de esos temas.

En la conferencia de prensa conjunta con Lavrov después de las conversaciones, Pompeo dijo que Washington está dispuesto a reconstruir su relación con Moscú, pero espera que sus contrapartes rusas actúen con toda seriedad.

“El presidente Trump dejó en claro que su expectativa es que tengamos una mejor relación entre nuestros países. Esto beneficiará a cada uno de nuestros ciudadanos. Y creo que nuestras conversaciones aquí hoy fueron un buen paso en esta dirección”, dijo Pompeo.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo (izquierda), y el ministro de RR.EE. de Rusia, Sergey Lavroveft, posan para una foto antes de sus conversaciones en el balneario de Sochi, un balneario en el Mar Muerto en el Sur de Rusia, el 14 de mayo de 2019.

Es la primera visita de Pompeo a Rusia como secretario de Estado. Después de su reunión con Lavrov, el diplomático estadounidense se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin.

El líder ruso dijo que había hablado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hace varios días, y tuvo la impresión de que Trump “intenta reconstruir las relaciones y contactos entre los Estados Unidos y Rusia para resolver los problemas de interés mutuo”.

“En nuestro nombre, lo hemos dicho varias veces y también nos gustaría reconstruir las relaciones de pleno derecho, y espero que en este momento se esté construyendo el entorno propicio para eso”, dijo Putin a Pompeo.Putin luego mencionó la investigación del abogado especial Robert Mueller sobre la interferencia en las elecciones rusas llamándola “trabajo exótico”. Putin negó cualquier colusión entre su gobierno y la actual administración de los Estados Unidos.

Anteriormente, durante la conferencia de prensa conjunta después de las conversaciones con Lavrov, Pompeo emitió algunas severas advertencias a Moscú, diciendo que debería abstenerse de interferir en las elecciones de 2020 en los Estados Unidos, liberar a los marineros ucranianos y tratar de hacer las paces con Kiev.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (derecha), acompañado por su ministro de Defensa Vladimir Padrino Lopez, saluda a su llegada al Fuerte Tiuna, en Caracas, Venezuela, el 2 de mayo de 2019.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (derecha), acompañado por su ministro de Defensa Vladimir Padrino Lopez, saluda a su llegada al Fuerte Tiuna, en Caracas, Venezuela, el 2 de mayo de 2019.

También dijo que las dos partes no están de acuerdo con Venezuela e instaron a Rusia a que termine su apoyo al presidente Nicolás Maduro. Washington y otros 50 países han reconocido al líder opositor Juan Guaido como el líder interino de Venezuela.

La reunión del martes en Sochi se produjo después de que Pompeo compartiera información y detalles con los aliados europeos sobre lo que Estados Unidos denomina la “creciente amenaza” de Irán, culpando a Teherán de no haber elegido las conversaciones sobre las amenazas.

“Y queremos asegurarnos de que (los europeos) entendieron los riesgos tal como los vimos, y lo compartí con algunos detalles. En cuanto a nuestra política, ha sido consistente ahora para toda la administración de Trump y la decisión de retirarse del JCPOA [El acuerdo nuclear de Irán], hace poco más de un año, dejó en claro cuáles son nuestros objetivos”, dijo Pompeo sobre su escala en Bruselas en el camino a Sochi.

El principal diplomático de Estados Unidos hizo un llamado al régimen iraní para que “se comporte como un país normal” y acusó a su liderazgo de realizar “campañas de asesinato en toda Europa” y de “apoyar a Hezbolá”.

El representante especial de EE.UU. para Irán, Brian Hook habla con el Servicio Persa de la VOA Persian en el Departamento de Estado, el 9 de mayo de 2019.
El representante especial de EE.UU. para Irán, Brian Hook habla con el Servicio Persa de la VOA Persian en el Departamento de Estado, el 9 de mayo de 2019.

Antes de la reunión, el representante especial del Departamento de Estado para Irán, Brian Hook, dijo a los reporteros que Irán “desempeña un papel desestabilizador en Siria” y que el uso de Siria por parte de Irán “como una plataforma de misiles para promover sus objetivos de política exterior” va en contra de los objetivos rusos de llevar la estabilidad a Siria.

Las fuerzas rusas han estado ayudando al ejército sirio desde 2015, mientras que Irán ha sido un importante patrocinador del presidente Bashar al-Assad, brindando apoyo y entrenamiento a las milicias chiítas.

Analistas dicen que no esperaban avances sorprendentes en Irán en Sochi.

“Teherán es un importante aliado estratégico de Moscú en Siria”, dijo Gleb Pavlovsky, presidente del Instituto de Rusia con sede en Moscú. “No anticipo ningún cambio allí, porque Rusia sin Irán en el Medio Oriente estaría ‘desnuda’. Se debería haber ofrecido algo a Moscú. Espero que (Pompeo) venga a ofrecer algún tipo de intercambio, compensaciones políticas o económicas.

“El jefe del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, Andrey Kortunov, dijo que Washington no debe buscar apoyo en su política exterior de Irán en Moscú por varias razones.

“¿Cómo pueden llegar a un compromiso aquí? Rusia no puede respaldar las sanciones de Estados Unidos a Irán por varias razones, principalmente porque está bajo tanta presión. Por supuesto, a Trump le hubiera gustado que Rusia usara su influencia sobre el comportamiento de Irán en la región”, dice Kortunov.

Los expertos creen que las reuniones en Sochi demostraron que incluso en los casos en que los intereses de Estados Unidos y Rusia se superponen en ciertas partes del mundo, debe considerarse como una mera coincidencia, en lugar de un patrón.

“Estamos hablando de una cierta convergencia situacional, y no de una visión unificada del panorama global”, concluye Kurtunov.

El viaje de Pompeo llega unas semanas antes de una reunión cumbre del Grupo de los 20 del 28 al 29 de junio en Osaka, Japón, donde se espera que asistan tanto Putin como el presidente Trump. Trump dijo el lunes que se reunirá con Putin al margen de la cumbre del G-20.

Igor Tsikhanenka, VOA