EEUU ensaya por primera vez la interceptación de un misil intercontinental

Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han ensayado este martes por primera vez una operación de interceptación de un misil balístico intercontinental, en un aparente mensaje a Corea del Norte tras la escalada de tensiones de los últimos meses y las recientes pruebas armamentística.

Las fuerzas norteamericanas han lanzado un interceptador desde la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California, que supuestamente debe impactar con un proyectil lanzado desde el atolón Kwajalein, en las Islas Marshall. Para esta operación, cuyo éxito o fracaso no se conocerá hasta pasadas unas horas, Estados Unidos ha utilizado su sistema GMD, que hasta ahora no había sido probado contra un misil balístico intercontinental simulado.

El Gobierno de Donald Trump ha tratado de rebajar las expectativas sobre esta prueba y el portavoz del Pentágono, Jeff Davis, ha defendido que las autoridades “mejoran y aprenden” con cada ensayo, “independientemente del resultado”. El sistema sólo ha alcanzado su objetivo en nueve de las 17 pruebas realizadas desde 1999 –la última de ellas en 2014–.

Corea del Norte ha acelerado su programa armamentístico y no ha ocultado su deseo de desarrollar un misil intercontinental. Este tipo de proyectiles tienen un alcance mínimo de 5.500 kilómetros y algunos están diseñados para alcanzr objetivos a más de 10.000 kilómetros, más distancia de los 9.000 que separan Corea del Norte del territorio continental de Estados Unidos.

La propuesta presupuestaria para 2018 remitida la semana pasada al Congreso por la Casa Blanca plantea 7.900 millones de dólares para la Agencia de Defensa de Misiles, entre ellos 1.500 millones destinados al programa GMD.

Loading...