EEUU evita conjeturas sobre el momento político en la extradición de “El Chapo”

Nueva York, 20 ene (EFE).- Las autoridades de EEUU evitaron hoy hacer conjeturas sobre el momento político en la extradición desde México del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, y aseguraron que, si es declarado culpable, terminará sus días en la cárcel.

“En esta ciudad no hay túnel que valga”, afirmó en una rueda de prensa en Nueva York el agente especial del Departamento de Seguridad Nacional Ángel Meléndez al dar detalles sobre la extradición y el proceso legal que se llevará a cabo.

“El Chapo” llegó el jueves por la noche a Nueva York para responder ante la Justicia por diecisiete cargos ligados a una carrera criminal que se prolonga desde fines de los años ochenta, al frente del Cártel de Sinaloa.

La llegada del capo se produjo horas antes de que dejase la Casa Blanca el presidente Barack Obama, que fue relevado hoy por el republicano Donald Trump, un momento que ha dado pie a algunas interpretaciones políticas.

Las versiones apuntan al deseo de México de congraciarse con Obama horas antes de que termine su mandato o de dejar claro a Trump la disposición de México de colaborar con él para buscar una mejor relación entre los dos países.

“No vamos a hacer conjeturas”, afirmó, tajante, el fiscal del Distrito Este de Nueva York, Robert Capers, la principal figura de la rueda de prensa en la que se dieron detalles sobre el proceso legal que se seguirá contra “El Chapo”.

El fiscal general adjunto de Estados Unidos, Kenneth Blanco, dijo que fueron notificados el jueves del deseo de México de extraditar ese mismo día a “El Chapo”. “No sabíamos que iba a ocurrir ayer”, insistió.

Pero ya se había preparado de antemano un operativo y, finalmente, Guzmán Loera, de 59 años, llegó a un aeropuerto a las afueras de Nueva York en un avión fletado por las autoridades mexicanas e inmediatamente fue puesto bajo custodia en Nueva York.

“El Chapo” tiene deudas penales pendientes en seis estados, pero el Departamento de Justicia decidió poner a trabajar conjuntamente a Nueva York y Florida para llevar el proceso formal, y será en Nueva York donde será juzgado.

Capers aclaró que la decisión se adoptó después de una “revisión exhaustiva” de las distintas causas y se determinó que una asociación entre las fiscalías de Nueva York y Miami permitiría dar “un puñetazo más fuerte” para llevar a cabo el proceso.

También participará una división de narcóticos del Departamento de Justicia.

“El enjuiciamiento es una combinación de Nueva York y Miami, pero no va a ir a Miami”, afirmó en la misma rueda de prensa el fiscal del Distrito Sur de Florida, Wilfredo Ferrer.

Las autoridades no quisieron dar detalles sobre dónde quedará recluido el capo del narcotráfico mientras espera el juicio, y tampoco aclararon en qué penal quedará encerrado si es declarado culpable.

El principal delito del que se acusa, el de dirigir una organización criminal, ya acarrea la condena obligatoria a cadena perpetua, por lo que, si es declarado culpable de ese crimen, tiene garantizado que quedará en la cárcel hasta el final de sus días.

“El Chapo” ha llevado “una vida de crimen, de violencia, de muerte y destrucción, y ahora tiene que responder por ello”, afirmó el fiscal Capers, que encabezó la rueda de prensa en la sede judicial del distrito neoyorquino de Brooklyn.

Las autoridades dijeron que “El Chapo” no podrá ser condenado a la pena de muerte para cumplir con los compromisos asumidos por Estados Unidos en la negociación con México para dar luz verde a la extradición.

Pero sí insistieron en que hay evidencias suficientes para que termine sus días en la cárcel.

El juicio se prolongará por “muchas semanas”, según Capers, porque como parte del proceso está previsto que sean interrogados más de cuarenta testigos.

Queda pendiente de saber si, ante ese panorama, “El Chapo” optará por colaborar con las autoridades. “Ahora no sabemos si va a cooperar o dar información. Tiene que decidirlo con su abogado”, aseguró el fiscal de Florida.

Loading...