El Pentágono presenta un plan para vencer al Estado Islámico

34

El Pentágono presentó a la Casa Blanca su plan preliminar para derrotar al grupo terrorista Estado Islámico (EI), de acuerdo a un portavoz del departamento de Defensa. El capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono, indicó a los periodistas que se trata de un borrador de un programa más amplio y que no se centra sólo en combatir al EI en Siria e Irak, sino en todo el mundo. Davis explicó que el plan definirá qué significa ganar al EI y que rápidamente derrotaría al grupo terrorista si se aprueba. Añadió que el secretario de Defensa, Jim Mattis, discutiría el informe con miembros del Comité Principal del Gabinete Trump. En el documento, que el presidente había solicitado hace un mes, se ofrecen detalles sobre estrategias militares, diplomáticas y financieras para vencer a los yihadistas.

Al cierre de esta edición, se desconocía si Trump iba a participar en la primera reunión del ex general Mattis con los responsables militares, convocada por la tarde en Washington. La revisión de la estrategia estadounidense llega en un momento decisivo para la coalición internacional liderada por EE UU en Siria e Irak, y podría llevar a relajar algunas de las restricciones políticas de la Administración Obama, como el número de tropas sobre el terreno. La nueva Administración ha señalado que «derrotar grupos islámicos radicales» está entre las principales metas de su política exterior.

Ya durante la campaña , Trump advirtió en sus mítines de que «haría cosas mucho peores a los terroristas que el «waterboarding» (la técnica de la CIA, prohibida por Obama, de echarles agua en la cara tapada con una toalla para provocar sensación de asfixia). «Bombardearé los campos de petróleo del EI e iremos a por sus familias», dijo.

Desde la base de EE UU en Bagdad, el teniente general Stephen Townsend dijo que creía que las fuerzas respaldadas por EE UU recuperarán los bastiones del EI tanto en Siria (Raqa) como en Irak (Mosul) en los próximos seis meses. A las fuerzas iraquíes les aguarda una fiera batalla contra el Estado Islámico para tomar, de una vez por todas, esta última ciudad iraquí. En Siria, Washington deberá decidir pronto si arma a los combatientes kurdos del YPG, a pesar de las objeciones de Turquía, aliado en la OTAN, para quien se trata de un grupo terrorista. De momento, se ha evitado filtrar si se valora la posibilidad de enviar soldados de combate convencionales al norte de Siria, asunto de fricción entre Obama y los militares del Pentágono durante los últimos años. Hasta ahora, sólo se han desplegado comandos de fuerzas de Operaciones Especiales, que sólo tienen como misión proporcionar entrenamiento y apoyo a las fuerzas locales.