El Senado aprueba la designación del nominado de Trump para dirigir la CIA

El Senado aprobó este lunes la designación del congresista republicano Mike Pompeo como nuevo director de la CIA. Y Rex Tillerson, el exdirector ejecutivo de la petrolera ExxonMobile, superó el primer escollo legislativo para convertirse en el secretario de Estado del Gobierno del republicano Donald Trump.

Ambos procesos no han sido fáciles. Pompeo, de 52 años y perteneciente al ala beligerante de los republicanos, liderará una agencia de espionaje con la que el nuevo presidente estadounidense mantiene una relación ambivalente.

En una visita a su sede, el sábado, Trump alabó la labor de la CIA. Pero en las últimas semanas ha criticado a la comunidad de inteligencia por acusar a Rusia de querer ayudarlo electoralmente con el robo de correos electrónicos del Partido Demócrata. Trump también equiparó a sus espías con la Alemania Nazi después de acusarlos de filtrar un documento con presuntas actividades comprometedoras suyas en Rusia.

En sus comparecencias ante los legisladores, Pompeo y Tillerson se desmarcaron de la afinidad de Trump con Rusia. El nuevo director de la CIA también se distanció del respaldo del presidente a la práctica de la tortura a sospechosos de terrorismo. Pero eso no fue suficiente para que muchos demócratas votaran en contra de su designación ante el temor de que pueda restablecer técnicas de interrogación prohibidas.

El pleno del Senado, de mayoría republicana, registró 67 votos a favor de Pompeo y 30 en contra. Pompeo es el tercer alto cargo de Trump en ser confirmado por los legisladores. Tras el voto del Senado, juró el cargo en una ceremonia ante el vicepresidente, Mike Pence.

Pompeo, formado en la Academia Militar de West Point y graduado en Derecho por la Universidad de Harvard, sirvió cinco años en el Ejército estadounidense. Llegó a la Cámara de Representantes en 2011 como congresista por Kansas e integrante de la corriente ultraconservadora del Tea Party.

El legislador es partidario de una política de mano dura contra el yihadismo e Irán. Se hizo un nombre al convertirse en el fustigador de Hillary Clinton, la exscecretaria de Estado y rival electoral de Trump, en el comité especial que investigó el ataque en 2012 contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia), en que murieron cuatro personas, incluido el embajador.

En la Cámara, integró el comité de Inteligencia, lo que le permitió conocer parte de los entresijos de agencias como la CIA. Y fue un defensor de los programas de recolección de datos telefónicos tras el debate abierto por las filtraciones del exanalista Edward Snowden. El apoyo de Pompeo a ese espionaje ha llevado a algunos grupos a alertar de que podría abogar por expandirlos al frente de la CIA.

Voto a Tillerson

Tillerson, por su parte, logró el visto bueno del Comité de Relaciones Exteriores del Senado: 11 votos a favor (todos republicanos) frente a 10 en contra (demócratas). La votación definitiva se someterá al pleno de la Cámara Alta en los próximos días.

El directivo ha tenido que sortear las reticencias republicanas por sus lazos con el Gobierno de Vladímir Putin, con el que Trump quiere mejorar las relaciones. Putin condecoró en 2013 a Tillerson, que fue clave en la expansión de ExxonMobile en Rusia. La afinidad de Trump y Tillerson con Putin incomoda a los republicanos, que hacen del rechazo a las ansias expansionistas y los tics autoritarios del presidente ruso un pilar de su doctrina exterior.

La clave de la aprobación del comité la tuvo el senador republicano Marco Rubio, que mantuvo casi hasta el final el misterio sobre si respaldaría a Tillerson.

Loading...