Estados Unidos no cree que Cuba esté detrás de ataques sónicos a diplomáticos

La Casa Blanca dijo que no creía que el gobierno cubano tuviera que ver con los misteriosos ataques acústicos contra el personal diplomático norteamericano en La Habana, según varias fuentes familiares con la pesquisa.

“Nadie cree que los cubanos sean los responsables”, dijo una fuente, tras secundar los comentarios hechos por otras fuentes que están estrechamente vinculadas con la situación. “Todas las pruebas indican que no lo están”.

Las fuentes no dijeron quién las agencias de inteligencia de Estados Unidos piensan que está detrás de los ataques.

Tan pronto como este martes, el gobierno del presidente Trump anunciará la retirada de más empleados norteamericanos de la embajada en La Habana, lo que aumentaría el número de diplomáticos afectados por el “dispositivo sónico” de 21 a 25, con reportes de casos que han ocurrido en las últimas semanas, según dos fuentes.

Para este martes estaba prevista una reunión del secretario de Estado Rex Tillerson con Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores cubano, de acuerdo con funcionarios de ambos países. El propósito del encuentro sería discutir los ataques a los diplomáticos norteamericanos en La Habana. El encuentro tendrá lugar en el Departamento de Estado, a solicitud de los cubanos.

Se trata de la reunión de más alto nivel entre los dos países desde que Trump asumió la presidencia en enero.

La retirada de los diplomáticos no busca castigar al gobierno cubano, sino proteger a los diplomáticos y a sus familias de los extraños ataques. El gobierno ha estado considerando cerrar la embajada durante un tiempo, pero a la vez busca una vía de mantenerla abierta aunque sea con pocos empleados.

En un discurso ante las Naciones Unidas la semana pasada, Rodríguez negó cualquier participación de Cuba en el caso. Dijo que el gobierno “no ha encontrado ninguna prueba en absoluto” que pudiera confirmar las causas ni el origen de los problemas de salud que han tenido los diplomáticos y sus familiares y advirtió que no se debía politizar la investigación.

“Cuba nunca ha perpetrado ni perpetrará acciones de este tipo”, apuntó el canciller. “Cuba jamás ha permitido ni permitirá que terceras partes usen su territorio con ese semejante propósito”.

Mark Feierstein, ex asistente especial de Obama, y director de NSC para asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que estaba de acuerdo en que el asunto no se debía politizar. Feierstein dijo que los políticos de línea dura posiblemente contemplen lo sucedido como un castigo, pero la realidad es que la administración tiene derecho de poner a salvo a sus diplomáticos y empleados antes de poder saber más sobre lo ocurrido.

“Cualquier gobierno consideraría tomar las mismas medidas”, dijo Feierstein.

Loading...