Explicación: Primeros cargos de fiscal especial en investigación de interferencia rusa

¿Qué pasó el lunes?

El consultor político Paul Manafort y su socio comercial Rick Gates fueron acusados de conspiración contra Estados Unidos, lavado de dinero, fraude fiscal y falta de registro como lobistas para el antiguo gobierno de Ucrania.

Los dos hombres, que trabajaron en la campaña presidencial de Donald Trump, tenían cuentas bancarias en el extranjero a través de las cuales fluyeron más de $ 75 millones, según la acusación.

Son los primeros cargos que el Fiscal Especial del Departamento de Justicia Robert Mueller hizo públicos en su investigación de cinco meses sobre la intromisión rusa en las elecciones estadounidenses.

Por separado, el Departamento de Justicia anunció que el asesor de política exterior de la campaña Trump, George Papadopoulos, se declaró culpable de hacer declaraciones falsas a agentes del FBI sobre sus contactos con personas vinculadas a Rusia que afirmaban poseer información perjudicial sobre la candidata opositora de Trump, Hillary Clinton.

No hay indicios de que Papadopoulos, un abogado internacional especializado en energía y con muy poca experiencia en política exterior, haya recibido tal información.

¿Cómo se relaciona esto con las investigaciones sobre la supuesta interferencia de Rusia en las últimas elecciones presidenciales estadounidenses?

Manafort se desempeñó como presidente de la campaña presidencial de Trump antes de renunciar en agosto pasado luego de que los medios de comunicación investigaran sus vínculos con grupos políticos ucranianos pro-rusos.

Rick Gates ocupó una serie de puestos dentro de la campaña de Trump. Ninguno de los cargos en la acusación del lunes parece involucrar directamente su trabajo como ayudantes de Trump, aunque se dijo que algunos de los presuntos delitos tuvieron lugar durante su tiempo en la campaña.

Aunque la posición de Papadopoulos en la campaña fue menor que la de Manafort, su caso podría ser más serio. Esto se debe a que implica una posible colusión entre los funcionarios de la campaña de Trump y Moscú, que es el foco principal de la investigación de Mueller.

¿De qué se acusa a Manafort, Gates y Papadopoulos?

La acusación enumera una serie de cargos en gran parte relacionados con el trabajo de Manafort y Gates como lobista de grupos políticos pro-rusos ucranianos desde 2006 a 2015. Supuestamente, ellos ocultaron millones de dólares en pagos usando cuentas bancarias en paraísos fiscales, no revelaron a las autoridades estadounidenses su trabajo de cabildeo para extranjeros, y luego mintieron a investigadores federales sobre su relación con grupos extranjeros. Ambos hombres han negado previamente todo delito.

Papadopoulos se declaró culpable a principios de octubre de mentir a los agentes del FBI sobre sus contactos y comunicaciones con intermediarios rusos durante el tiempo que trabajaron para la campaña de Trump. Su declaración de culpabilidad fue revelada el lunes, luego de que se anunciaran las acusaciones de Manafort y Gate.

Según una declaración del Departamento de Justicia, Papadopoulos dijo a los agentes del FBI que había estado en contacto con un profesor extranjero no identificado que afirmó tener “información perjudicial” sobre Clinton en la forma de “miles de correos electrónicos”.

Papadopoulos también minimizó inicialmente la naturaleza de los contactos del profesor con Moscú y dijo que “no era nada”. Pero según la acusación, Papadopoulos entendió que el profesor tenía “conexiones sustanciales con funcionarios del gobierno ruso”, y el profesor se había reunido con algunos de esos funcionarios inmediatamente antes de decirle a Papadopoulos sobre la “la información negativa” de Clinton.

¿Qué tan serios son estos cargos?

La acusación contra Manafort y Gates puede ser inferior a lo que muchos demócratas habían predicho o esperado, ya que no prueba, ni siquiera alega mostrar, la colusión. Pero aún así, el ex presidente de campaña de un presidente acusado de múltiples delitos graves, incluida la presunta realización de una campaña secreta para influir en la política de los EE. UU. en una dirección pro Rusia, no es poca cosa.

Sin embargo, no está claro qué indican las acusaciones sobre la dirección de la investigación de Mueller sobre Rusia. Algunos analistas legales han sugerido que Mueller puede intentar usar los cargos contra Manafort y otros para obligarlos a testificar sobre otros presuntos delitos. A este respecto, el caso Papadopoulos puede ser crucial, ya que una declaración del Departamento de Justicia indica que ya puede estar cooperando como testigo.

¿Cómo ha reaccionado la Casa Blanca?

En una publicación de Twitter, Trump dijo: “Lo siento, pero esto fue hace un año, antes de que Paul Manafort formara parte de la campaña de Trump. Pero ¿por qué Crooked Hillary y los Dems no son el foco?” En un tweet de seguimiento, dijo: “… ¡Además, NO HAY COLUSIÓN! “.

​En la conferencia de prensa regular de la Casa Blanca, la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders restó importancia a los desarrollos en la investigación del fiscal especial. “El anuncio de hoy no tiene nada que ver con el presidente, no tiene nada que ver con la campaña”, dijo.

¿Qué pasa después?

La fianza de Manafort se estableció en $10 millones y la de Gates en $ 5 millones. Ambos se vieron obligados a entregar sus pasaportes y estarán bajo arresto domiciliario.

En una declaración, el portavoz de Gates prometió que su cliente “enfrentaría estos cargos en la corte” y dijo que “la lucha apenas comienza”.

El abogado de Papadopoulos emitió un comunicado diciendo que era “en el mejor interés de nuestro cliente … que nos abstengamos de comentar sobre el caso de George”.

Loading...