Fallo de la Corte Suprema echa por tierra demanda por derechos electorales en Georgia

5

Una demanda federal que impugnaba el sistema de Georgia de sacar de las listas oficiales a electores que se saltan comicios fue retirada formalmente el martes después que la Corte Suprema federal falló que un sistema similar en Ohio no infringe las leyes federales.

En una decisión de 5 a 4, el alto tribunal sostuvo que Ohio no infringe la Ley Nacional de Inscripción de Electores al enviar avisos de confirmación de dirección postal a los electores cuando no votan en comicios federales, y entonces los elimina de los padrones electorales si no participan en las dos elecciones federales siguientes en un período de cuatro años.

La decisión echó atrás el fallo de un tribunal inferior, que decisión que Ohio infringió la ley de inscripción de votantes.

En Georgia, las personas que no han votado o no han tenido contacto con el sistema electoral en un período de tres años son colocadas en una lista de electores inactivos y después los sacan completamente del sistema si no responden a una notificación de confirmación de dirección en 30 días.

Como las normas de Georgia y Ohio son tan similares, la decisión de la Corte Suprema en Husted vs A. Philip Randolph Institute “en esencia elimina nuestra alegación”, dijo Emmet Bondurant, abogado principal de Common Cause Georgia, que ha impugnado el sistema de actualización de votantes del estado junto con la NAACP de Georgia.

Bondurant retiró el caso del Tribunal Federal del Distrito Norte de Georgia, en Atlanta. Pero la decisión preserva el derecho de Common Cause y la NAACP a “impugnar la validez del estatuto de purgas electorales de Georgia sobre la base de otras razones en un caso futuro”, dijo Bondurant en un correo electrónico.

Bondurant agregó que la decisión de la Corte Suprema pudiera impedir a varios cientos de habitantes de Georgia que voten en noviembre.

“Después de las elecciones del 2016. purgaron a unos 400,000 [electores] que no podrán votar en el 2018 a menos que se vuelvan a inscribir, algo que muy poca gente hace”, dijo Bondurant.

Candice Broce, portavoz de Brian Kemp, secretario de Estado de Georgia, dijo que ese despacho no podía confirmar de inmediato la alegación de Bondurant.

Conservadores alegan que el fraude por parte de electores que no cumplen los requisitos puede ocurrir si las personas que fallecen o se mudan del estado no se identifican y sus nombres de eliminan de las lista de electores, como exige la ley. Pero los defensores de los derechos electorales dicen que eso afecta desproporcionadamente a los electores negros, hispanos y pobres, quienes tradicionalmente votan menos y tienden a apoyar a los demócratas.

Kemp, un republicano que aspira a la gobernación, aplaudió la decisión del tribunal.

“Este fallo afirma las medidas de sentido común que son los estatutos de mantenimiento del padrón electoral de Georgia, que evitan el fraude en las urnas, y son apropiadas y necesarias para asegurar elecciones seguras, accesibles y justas”, dijo Kemp en un comunicado.

Esa política ayudó a impulsar un aumento en la cantidad de electores inactivos en Georgia, de casi 714,000 en noviembre del 2012 a más de 1.3 millones en septiembre del 2016. En el mismo período, la cifra de electores inscritos bajó de más de 5.35 millones a 5.17 millones.

Tony Pugh: 202-383-6013, @TonyPughDC