Florence se debilita a depresión tropical, alertan de inundaciones

0

Florence se ha debilitado a una depresión tropical, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes, pero “las inundaciones repentinas y las grandes inundaciones fluviales continuarán en una gran parte de las Carolinas”.

“Esta sigue siendo una tormenta catastrófica, que pone en peligro la vida”, dijo el meteorólogo del centro de huracanes Zack Taylor sobre Florencia, que se ha cobrado al menos 13 vidas hasta el momento.

El agua casi alcanza una señal de alerta de inundación parcialmente doblada por el huracán Florence en Oak Island, Carolina del Norte, el 15 de septiembre de 2018.

Después de que la lluvia más intensa abandone el área, es probable que el desastre por las inundaciones persista durante días, si no semanas, ya que los ríos permanecerán severamente fuera de sus márgenes.

A medida que Florence continúa su lento avance, producirá “lluvias fuertes y excesivas” en el centro y el oeste de Carolina del Norte en el suroeste de Virginia; el sur de Carolina del Norte en el norte de Carolina del Sur; y el oeste y centro de Virginia, al norte de Roanoke y al oeste de Charlottesville.

El Centro de Huracanes también dice que algunos tornados son posibles el domingo en Carolina del Norte y el este de Carolina del Sur. Se espera que lo que queda de Florencia aumente de velocidad a medida que se dirige hacia el norte más tarde el domingo y el lunes, llegando eventualmente al noreste de Estados Unidos antes de orientarse hacia el mar.

Obrad Gavrilovic mira desde la ventana de su casa inundada mientras considera si debe evacuar la vivienda junto con su esposa y mascotas, en tanto el agua continúa subiendo en Bolivia, Carolina del Norte. 15 de septiembre de 2018.
Obrad Gavrilovic mira desde la ventana de su casa inundada mientras considera si debe evacuar la vivienda junto con su esposa y mascotas, en tanto el agua continúa subiendo en Bolivia, Carolina del Norte. 15 de septiembre de 2018.

Inundaciones catastróficas

Los ríos se están creciendo hacia niveles récord, advierten ahora los meteorólogos ahora, y miles de personas han recibido la orden de evacuar por temor a que los próximos días traigan una ronda de inundaciones que podría ser la más destructiva en la historia de Carolina del Norte.

Los medidores de flujo en toda la región mostraron niveles de agua en constante aumento, con proyecciones de que los ríos llegarán el domingo y el lunes a niveles récord: el Little River, Cape Fear, Lumber, Neuse, Waccamaw y Pee Dee. todos se estima que se saldrán de cauce, posiblemente inundando las comunidades cercanas.

Las autoridades ordenaron la evacuación inmediata de hasta 7.500 personas que viven dentro de una milla (1,6 kilómetros) de un tramo del río Cape Fear y el río Little, a unas 100 millas (160 kilómetros) de la costa de Carolina del Norte. La zona de evacuación incluía parte de la ciudad de Fayetteville, con una población de 200,000 habitantes.

Trabajadores de una tienda de muebles suben cartones en un camión para salvar algunas piezas de una posible inundación causada por el río Cape Fear que esta a una milla (1,5 km) de la tienda. Fayetteville, Carolina del Norte. 15 de septiembre de 2018.
Trabajadores de una tienda de muebles suben cartones en un camión para salvar algunas piezas de una posible inundación causada por el río Cape Fear que esta a una milla (1,5 km) de la tienda. Fayetteville, Carolina del Norte. 15 de septiembre de 2018.

Las autoridades de Fayetteville obtuvieron ayuda del equipo de búsqueda y rescate Nebraska Task Force One para evacuar a 140 residentes de un hogar de asistencia para ancianos en Fayetteville a una iglesia.

Más de 2 pies (60 centímetros) de lluvia han caído en algunos lugares, y los meteorólogos dicen que podría haber un 1½ pies (45 centímetros) adicionales antes de que se termine el domingo.

“No puedo dejar de repetir: el nivel de inundación están subiendo, y si no está pendiente de ello, están arriesgando su vida”, dijo el gobernador Roy Cooper.

El Departamento de Transporte de Carolina del Norte advirtió mantenerse alejados de las carreteras.

“Sabemos que están preocupados por la propiedad en el este de Carolina del Norte. Cada ruta principal, y aquellas a su alrededor a la costa están inundadas.Esto no ha terminado. El agua subirá durante varios días. Pocas rutas están abiertas, ayúdennos a mantenerlas despejadas para el personal de emergencia. Peligrosas líneas eléctricas y árboles caídos”, advirtió en Twitter el NCDOT.

El departamento también pidió a los conductores que eviten usar sistemas de GPS (posicionamiento satelital).

“Otra razón para mantenerse fuera de las carreteras. A medida que las condiciones cambian, los sistemas de navegación de GPS no se mantienen al ritmo de los cierres de carreteras y están dirigiendo a las personas a los caminos que se confirman cerrados y / o inundados”, dijo el Departamento de Transporte de Carolina del Norte.

Una camioneta cruza una carretera inundada cerca de una casa rodeada por campos inundados de la tormenta tropical Florence en Hyde County, Carolina del Norte, el sábado 15 de septiembre de 2018. (AP Photo / Steve Helber)
Una camioneta cruza una carretera inundada cerca de una casa rodeada por campos inundados de la tormenta tropical Florence en Hyde County, Carolina del Norte, el sábado 15 de septiembre de 2018. (AP Photo / Steve Helber)

En Goldsboro, Carolina del Norte, sede de la Base Seymour Johnson de la Fuerza Aérea, las carreteras que con frecuencia se inundan ya estaban cerradas el sábado por las aguas crecidas. Docenas de camiones de reparación eléctrica se concentraron para responder al daño que se espera en el centro de Carolina del Norte mientras el agua de lluvia se acumula en los ríos que se dirigen a la costa. Cientos de miles deapagones han sido reportados.

Un arroyo que desemboca en el río Neuse inundó una carretera cercana. Otro riachuelo no legos de allí también se salió de cauce.

El sábado por la noche, la compañía de electricidad Duke Energy dijo que las fuertes lluvias provocaron el colapso de una pendiente en un vertedero de cenizas de carbón de una central eléctrica cerrada a las afueras de Wilmington, Carolina del Norte.

La portavoz de Duke, Paige Sheehan, dijo que alrededor de 2,000 yardas cúbicas (1,530 metros cúbicos) de cenizas fueron desplazadas en la Planta de Sutton y que el agua de lluvia contaminada probablemente fluirá hacia el estanque de enfriamiento de la planta.

Sutton fue cerrada en 2013 y la compañía ha estado excavando cenizas para trasladarlas a rellenos sanitarios más seguros. La ceniza que queda cuando se quema carbón contiene metales pesados tóxicos, como el plomo y el arsénico.

En New Bern, a lo largo de la costa, las casas estaban completamente rodeadas de agua, y los equipos de rescate usaron botes inflables para llegar a la gente el sábado.