La Casa Blanca defiende ingreso de cargo político en consejo seguridad de Trump

Washington, 30 ene (EFE).- La Casa Blanca defendió hoy la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de dar a su estratega político, Steve Bannon, un puesto permanente en las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional, encargado de tratar las crisis en el exterior, una medida muy inusual que ha generado críticas.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quiso corregir durante su conferencia de prensa lo que tachó de “informaciones incorrectas” en varios medios de comunicación sobre la acción ejecutiva que Trump firmó este sábado para reorganizar el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (NSC, en inglés).

Esa medida ha generado controversia por la decisión de Trump de invitar a todas las reuniones de ese consejo a Bannon, quien nunca ha tenido un trabajo relacionado con la política exterior estadounidense más allá de los siete años que pasó en la Marina.

Aunque varios presidentes de EEUU han permitido a sus estrategas políticos sentarse en algunas reuniones del NSC, esta es la primera vez que uno de ellos se convierte en invitado permanente al Consejo, según expertos en ese órgano dedicado a supervisar la política exterior y asesorar al mandatario al respecto.

Bannon tendrá así un papel privilegiado en un foro integrado normalmente por el presidente, el vicepresidente y los secretarios de Estado, del Tesoro, de Defensa, de Justicia y de Seguridad Nacional, entre otros.

Bannon, exdirector de la página web de ultraderecha Breitbart News, ha cobrado creciente relevancia en la Casa Blanca de Trump y, según el diario The Washington Post, tuvo un papel importante a la hora de moldear el controvertido decreto por el que EEUU ha vetado la entrada a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

En su acción ejecutiva sobre el Consejo de Seguridad Nacional, Trump estableció que Bannon estará “invitado a asistir a cualquier reunión del NSC”, además de ser miembro regular del Comité Principal de dicho consejo, que se reúne sin el presidente para conversar sobre temas concretos.

Al mismo tiempo, Trump decidió que el Director Nacional de Inteligencia -puesto para el que ha nominado al senador Dan Coats- y el jefe del Estado Mayor Conjunto -cargo ocupado por el general Joseph Dunford- no tendrán necesariamente un asiento en todas las reuniones, sino que “asistirán cuando se debatan temas relacionados con sus responsabilidades y su experiencia”.

Spicer justificó hoy esa decisión al asegurar que “ciertos temas de seguridad nacional no tienen necesariamente que ser asuntos militares y puede que al jefe del Estado Mayor Conjunto no le interese gastar su valioso tiempo” en ello, aunque subrayó que si desea hacerlo “será bienvenido” en esas reuniones, igual que Coats.

“La idea de que el jefe del Estado Mayor Conjunto y el Director Nacional de Inteligencia han sido rebajados de categoría o eliminados (del NSC) es una soberana tontería”, subrayó Spicer.

El portavoz defendió, además, que “el lenguaje” del memorando presidencial de Trump “es idéntico al que el expresidente (George W.) Bush emitió en 2001”, con la excepción de que el cargo de Director Nacional de Inteligencia no se creó hasta 2005.

Spicer anunció, además, que Trump ha decidido añadir al director de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), Mike Pompeo, como miembro del NSC, órgano del que esa agencia no ha formado parte “desde que el Director Nacional de Inteligencia entró en ellas en 2005”.

El portavoz evitó referirse durante su discurso a la controversia sobre Bannon, y cuando los periodistas le preguntaron al respecto aseguró que David Axelrod, que fue asesor político del expresidente Barack Obama entre 2009 y 2011, “entraba y salía muy frecuentemente de las reuniones del NSC”.

“Lo que esto demuestra es que esta Administración está siendo transparente, que estamos haciendo público quién va a entrar y salir de estas reuniones”, afirmó el portavoz.

Axelrod respondió hoy a la alusión de Spicer al asegurar, en un artículo publicado en la web de la cadena CNN, que nunca “habló ni participó” en las reuniones del NSC de Obama, sino que solo se sentó “en silencio” en algunos de los encuentros “menos confidenciales” porque luego tenía que “explicar” esas decisiones en público.

Loading...