Legisladoras demócratas piden renuncia del presidente Donald Trump

La acusación del presidente de EE.UU., Donald Trump el lunes contra la senadora demócrata por Nueva York, Kirsten Gillibrand, de que “fue a su oficina rogando por contribuciones de campaña y que haría cualquier cosa para obtenerlas” ha causado furiosas reacciones entre los colegas de partido de la legisladora.

Un grupo que representa a todas las mujeres demócratas en la Cámara de Representantes de EE.UU. reiteró un llamado para una investigación formal del Congreso sobre las acusaciones de mala conducta sexual contra el presidente Donald Trump antes de que él estuviera en la Casa Blanca.

“Dicho simplemente, los estadounidenses merecen la verdad”, dijo Lois Frankel, presidenta del Grupo de Trabajo de Mujeres Democráticas, a los periodistas el martes en Capitol Hill.

La demanda ocurre un día después de que las 56 representantes del grupo enviaran una carta exigiendo una investigación al congresista republicano Trey Gowdy y al demócrata Elijah Cummings del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara.

“Al menos 17 mujeres han acusado públicamente al presidente de conducta sexual inapropiada”, dice la carta del grupo, que invita al presidente a presentar pruebas en su defensa. “Las propias declaraciones del presidente parecen respaldar las acusaciones … se siente en libertad de perpetrar tal conducta contra las mujeres”.

El tuit presidencial contra Gillibrand, dicen las demócratas, nuevamente degrada a una mujer.

Tres legisladores instaron horas antes al presidente a renunciar, el independiente Bernie Sanders de Vermont, y los demócratas Cory Booker de Nueva Jersey y Jeff Merkley de Oregon.

Trump hizo la acusación el martes, en respuesta a un tuit de Gillibrand el lunes, en el que exhorta al Presidente a renunciar a causa de las acusaciones de acoso sexual presentadas en su contra por más de una docena de mujeres y pide al Congreso investigarlo.

Legisladores republicanos que controlan ambas cámaras del Congreso han sugerido que el Congreso no investigará al presidente.

Las mujeres denunciaron a Trump antes de las elecciones de noviembre, cuando se conoció un video del programa Access Hollywood donde el entonces candidato se ufana de acosar sexualmente a mujeres porque es una persona famosa y ellas lo permiten.

Ahora, en medio del furor contra el acoso sexual que ha llevado a la renuncia y despidos de famosos en el espectáculo, el deporte, los medios de comunicación, las empresas y en el Congreso estadounidense, las acusaciones contra el mandatario han resurgido.

Los legisladores y líderes republicanos guardan un silencio mayoritario con excepción del senador Bob Corker, de Arizona, abierto crítico del presidente, quien solo dijo que no el tuit de Trump no le parece apropiado.

Este martes, Gillibrand respondió al mandatario diciendo que “no sería silenciada en este tema”.

Su colega Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, advirtió al presidente que está intimidando a la persona incorrecta.

“Realmente está tratando de acosar, intimidad y avergonzar insinuando que es una mujerzuela la SenGillibrand? No sabe a quien está buscando pelea? Buena suerte con eso @realDonaldTrump. No obstante #ellapersiste”, escribió Warren quien ha tenido sus propios enfrentamientos con el mandatario, quien suele llamarla “Pocahontas”, un insulto relacionado con el origen indígena que la senadora de Massachusetts alguna vez afirmó tener.

La frase #ellapersiste se volvió viral hace unos meses cuando el líder de la mayoría republicana en el Senado hizo callar a Warren cuando ella trató de leer una carta de Coretta Scott King, la viuda de Martin Luther King Jr. sobre el entonces nominado a la secretaría de Justicia, Jeff Sessions.

Otros legisladores que han criticado a Trump por el insulto contra Gillibrand son el senador por Hawái, Mazie Hirono, quien también dijo que el presidente debe renunciar, “porque su tuit contra Kirsten es otro ejemplo de su misoginia”.

“Él es un mentiroso. Un depredador sexual reconocido por sí mismo y lo único que lo va a detener es su renuncia”, dijo Hirono. “No solo le debe una disculpa a Kirsten, sino a todo el país, especialmente a las mujeres de este país”, agregó.

El legislador Eric Swalwell, demócrata por California señaló que “es un tuit feo y sugestivo y todos sabemos lo que estaba tratando de decir y eso no está a la altura de un presidente”.

El representante John Yarmuth, demócrata por Kentucky, afirmó que Trump “ha demostrado ser un veneno para la presidencia, un cáncer para el país y un ser humano realmente deplorable”.

El senador Sheldon Whitehouse de Rhode Island, declaró que Trump es “más bien incontinente cuando se trata de tuits”.

En la Casa Blanca, la vocera Sarah Huckabee Sanders dijoque “de ninguna manera” el tuit del presidente sobre la senadora Kirsten Gillibrand es “sexista en absoluto”.

Sanders dijo que Trump estaba hablando sobre un sistema político que él cree que está viciado y sobre el hecho de que los políticos siempre ruegan por dinero.

La portavoz de Trump dijo que solo la gente con mente sucia puede pensar que el tuit tiene alguna insinuación sexual.

Loading...