Los demócratas advierten que las medidas migratorias de Trump afectan a todo EE.UU.

Washington, 25 ene (EFE).- Senadores y congresistas demócratas condenaron hoy las acciones ejecutivas del presidente de EEUU, Donald Trump, para levantar un muro en la frontera con México e incrementar las deportaciones, medidas que, según advirtieron, afectarán a todos los estadounidenses.

El congresista demócrata por Illinois Luis Gutiérrez aseguró que las ciudades gobernadas por sus correligionarios no van a ser cómplices del magnate y no le harán “el trabajo asqueroso y sucio de destruir familias”.

“No vamos a cooperar con Donald Trump porque diga que nos va a quitar fondos”, dijo Gutiérrez, que tachó la medida de retirar fondos federales a las ciudades que protegen a los indocumentados de “chantaje”.

“Construir ese muro es una falta de respeto a la dignidad de las Américas”, continuó, al subrayar que con él no se soluciona el problema de la inmigración en Estados Unidos.

“Sospecho que muchos de los partidarios de Trump estarían igual de felices con una gran estatua de un dedo corazón señalando hacia el sur, porque ambas cosas son casi igual de eficaces como estrategias de seguridad nacional”, ironizó Gutiérrez.

“¿También va a poner un muro en el aeropuerto de Los Ángeles o en el de Miami?!”, se preguntó el congresista demócrata en una conferencia telefónica convocada junto a otros miembros del Caucus Hispano del Congreso (CHC).

Michelle Luján-Grisham, su presidenta, afirmó que el CHC permanece “unido contra las acciones ejecutivas sobre inmigración de Trump”, y condenó sus intentos por crear con ellas “una fuerza de deportación masiva”.

“Les recordamos que van a separar familias que son estadounidenses”, dijo la legisladora.

Por su parte, el congresista por Texas Joaquín Castro insistió en que México es uno de los “mejores socios” de Estados Unidos, y apeló a las devastadoras consecuencias que puede tener la construcción del muro para las ciudades fronterizas estadounidenses que se alimentan del intercambio comercial con el país vecino.

“Lástima que Donald Trump crea que aún está en campaña porque ahora tiene mucho poder (…) Las acciones de hoy van a lastimar a los 320 millones de estadounidenses, a la economía de todo el país que depende en gran medida de los hombros de los inmigrantes (provenientes) de muchas partes del mundo”, añadió el legislador por California Tony Cárdenas.

Por su parte, el senador demócrata por Illinois Dick Durbin insistió en que las medidas de Trump solo hacen de Estados Unidos un lugar “menos seguro”.

“Crear una fuerza de deportación masiva y privar a las ciudades de millones de dólares en fondos federales críticos hará que nuestras comunidades y nuestra nación sean menos seguras”, dijo Durbin.

“El presidente Trump está omitiendo al Congreso para empujar su agenda antiinmigrante extrema. Los estadounidenses merecen una solución real a nuestro roto sistema de inmigración que fortalezca la seguridad de las fronteras, proteja a los trabajadores y trate a los inmigrantes de manera justa”, añadió.

Asimismo, la senadora demócrata por Nevada, la primera mujer latina en llegar a la Cámara Alta, Catherine Cortez-Masto, expresó su resistencia a las medidas del magnate.

“Que quede claro: apoyo firmemente asegurar nuestras fronteras. Sin embargo, me preocupa que este sea tan solo el primer paso que toma la administración Trump para poner su retórica errada por encima de políticas migratorias con sentido común”, dijo la legisladora, de raíces mexicanas.

“Los republicanos insistieron repetidamente en que, si controlaban Washington, aprobarían una legislación para reformar nuestro sistema migratorio y liderar en todos los aspectos de este problema. Hasta ahora, lo único que han hecho es permitir que Trump dicte su fallida agenda. Ya basta”, reiteró Cortez-Masto.

La orden ejecutiva rubricada hoy por el presidente para comenzar a levantar un muro en la frontera con México llama a “la construcción inmediata de un muro físico en la frontera sur” del país, así como a crear más centros de detención para inmigrantes.

Según el texto, en su primera disposición, el muro estará “vigilado y apoyado por personal adecuado para prevenir la inmigración ilegal, la trata de personas y los actos de terrorismo”.

En la misma orden, Trump pide “acelerar la deportación” de aquellas personas cuyas pretensiones legales de permanecer en Estados Unidos “hayan sido rechazadas legalmente”, después de que se les hayan impuesto “sanciones civiles o penales”.

Loading...