Muere estudiante de EE.UU. que estuvo preso en Corea del Norte

Otto Warmbier, el estudiante universitario estadounidense que fue liberado la semana pasada por Corea del Norte en estado de coma después de casi año y medio de encarcelamiento, murió el lunes, dijo su familia.

Otto, de 22 años, “ha completado su viaje de regreso a casa”, afirmó su familia en un comunicado en el que no menciona las causas específicas del fallecimiento.

“Lamentablemente el maltrato horrible que nuestro hijo recibió a manos de los norcoreanos aseguró que ningún otro resultado fuera posible salvo el triste desenlace que experimentamos hoy”, dijeron sus padres.

El fallecimiento se produjo la tarde del lunes en el Medical Center de la Universidad de Cincinnati.

El presidente Donald Trump ofreció sus condolencias a la familia en un comunicado en el que dijo que “no hay nada más trágico para un padre que perder a su hijo en lo mejor de su vida”.

Pero Trump también afirmó que la muerte de Warmbier profundiza su compromiso para evitar futuras tragedias “a manos de regímenes que no respetan el estado de derecho ni la más básica decencia humana”.

De igual manera, el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien presionó para la liberación de Warmbier, dijo que Estados Unidos hace a Corea del Norte “responsable” de la muerte del joven estudiante debido su injusto encarcelamiento.

El senador por Arizona, John McCain fue mucho más directo: “Digamos las cosas como son: Otto Warmbier, un ciudadano estadounidense, fue asesinado por el régimen de Kim Jong Un”, subrayó.

El padre del joven, Fred Warmbier, había dicho la semana pasada que creía que Otto luchaba desde hacía meses para mantenerse vivo y regresar con su familia. En el comunicado, su familia dijo que parecía incómodo y angustiado tras su llegada el 13 de junio, pero que su semblante había cambiado después.

“Estaba tranquilo. Estaba en casa, y creemos que podía sentirlo”, dijeron los padres.

En Corea del Norte, Warmbier fue declarado culpable de subversión porque supuestamente intentó robar un afiche propagandístico durante una visita con un grupo de turistas. Compareció ante las autoridades y periodistas de ese país para que hiciera una “confesión” televisada.

“¡He cometido el peor error de mi vida!”, exclamó con la voz entrecortada mientras suplicaba que le permitieran regresar con sus padres y dos hermanos menores. Fue sentenciado a 15 años de cárcel con trabajos forzados.

El estudiante de la Universidad de Virginia estuvo preso más de 17 meses. Su familia dijo que les informaron que estaba en coma desde poco después de que lo sentenciaron en marzo de 2016.

Según los médicos, el estudiante sufrió gran pérdida de tejido cerebral así como “profunda debilidad y contracción” de sus músculos, brazos y piernas. Abría los ojos y parpadeaba, pero sin que diera señal de que entendía las órdenes verbales o comprendía su entorno.

Corea del Norte dijo que Warmbier cayó en coma después de contraer botulismo y tomar una píldora para dormir. Los médicos de Cincinnati dijeron que no hallaron indicios de botulismo ni evidencia de golpes.

Loading...