No cayó bien el comentario de Trump sobre los ‘países de mierda’ — ni en su propio partido

20

No cayó para nada bien el comentario del presidente Donald Trump en el que llamó a Haití, El Salvador y naciones africanas como “países de mierda” durante una reunión en la Casa Blanca con congresistas que propusieron restaurar el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los países a los que se les ha cancelado, así como un plan para proteger a cerca de 800,000 dreamers de la deportación.

“¿Por qué estamos teniendo a toda esta gente de estos países de mierda viniendo aquí?”, dijo Trump en la reunión, según dos fuentes que estuvieron presentes en el Despacho Oval y que filtraron la información al Washington Post.

Miles de reacciones se registraron en las redes sociales con las etiquetas #Haiti, #ElSalvador, #shithole y #shitholepresident, entre ellas de congresistas republicanos.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por la Florida, lamentó que el presidente Trump no reconozca el aporte de la comunidad haitiana en los Estados Unidos y el sur de la Florida. “Lenguaje como ese no debería escucharse en la Casa Blanca”, dijo.

El también republicano Carlos Curbelo afirmó que por situaciones como estas es que se necesita una “solución permanente” para los beneficiarios del TPS.

Carlos Gimenez, alcalde de Miami-Dade, publicó un comunicado en el que calificó de “vergonzosas” las palabras del presidente Trump: “De ser cierto, los comentarios del presidente Trump son muy desafortunados y vergonzosos”.

Por su parte, la representante republicana Mia Love — hija de inmigrantes haitianos y la primera haitiana-americana elegida en el Congreso como representante de Utah —, calificó el comentario del mandatario estadounidense de “divisorios, elitistas y en contra de los valores” de EEUU. “Este comportamiento es inaceptable por parte del líder de nuestra nación”, tuiteó.

Jean Monestime, el primer haitiano-estadounidense elegido para la Comisión del Condado de Miami-Dade, emitió un comunicado en el que dijo: “Nunca debemos permitir que Trump nos lleve de vuelta a los tiempos en que los personas eran juzgadas por el color de su piel y su país de origen”.

El ex vicepresidente Vicente Fox, quien en el pasado había llamado a Trump “fanfarrón, presumido e ignorante”, se preguntó con qué autoridad el presidente proclama quién es o no bienvenido en EEUU y si este olvidó su origen inmigrante.

Chelsea Clinton, hija de Bill y Hillary Clinton, le recordó al presidente Trump que los salvadoreños, haitianos y africanos le ayudaron a construir no solo sus edificios sino el país.

Mientras tanto, el senador Marco Rubio, también republicano, se refirió en su cuenta de Twitter a la polémica, pero sin rechazar ni condenar directamente el comentario de Trump. En una serie de siete tuits, el congresista floridano habló sobre la necesidad de impulsar un sistema de inmigración basado en los méritos, tal como lo ha propuesto el presidente.

“La decisión de permitir que alguien inmigre a los Estados Unidos debe basarse principalmente en quiénes son, no de dónde provienen (…) Es por eso que debemos pasar de la inmigración basada en la familia al mérito y por qué deberíamos eliminar la visa de diversidad (lotería de visas)”, escribió.

Sobre los inmigrantes haitianos y salvadoreños —provenientes de “países de mierda”, según Trump— dijo:

“Durante décadas las personas de #ElSalvador y #Haiti han sufrido como resultado de malos líderes, crimen desenfrenado y desastres naturales (…) Florida es el hogar de muchas personas que vinieron de estas naciones con problemas y contribuyen a nuestra economía a través del trabajo duro y el espíritu empresarial”.