Obama no ve el final de la crisis siria

Tras reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, su par estadounidense, Barack Obama, dijo que ‘no es optimista’ que la crisis siria se acabe a corto plazo.

“No soy optimista respecto a las posibilidades a corto plazo para Siria”, confesó el líder norteamericano después de hablar con Putin sobre la necesidad de lograr una solución para el país árabe durante el poco tiempo que le queda en la Presidencia de EE.UU.

También reconoció que, cuando Rusia empezó su campaña aérea contra las posiciones terroristas en coordinación con el Ejército sirio, resultó “difícil contemplar una vía” para que la llamada ‘oposición moderada’ pudiera seguir manteniendo sus posiciones.

No soy optimista respecto a las posibilidades a corto plazo para Siria”, señaló el presidente estadounidense, Barack Obama.

Además, añadió que la Casa Blanca intentará llegar a un acuerdo para poner fin a los ataques contra el este de la ciudad norteña siria de Alepo, controlado por los rebeldes, entre comillas, moderados. Según Washington, los ataca la aviación rusa, pero Moscú ha repetido una y otra vez que No.

A continuación, Obama denunció que su país no recibe ayuda ni ve interés por parte de los que apoyan al Gobierno legítimo del presidente de Siria, Bashar al-Asad, de poner fin a la crisis en Siria: declaraciones, de hecho, antagónicas con lo expresado por el Kremlin sobre la falta de cooperación de Washington en la crisis de Siria.

Para acabar, el jefe de Estado estadounidense destacó el papel que desempeña su país en el orden mundial, y advierte de que si su país deja “la lucha contra las agresiones, la gestión de instituciones globales y la defensa de los Derechos Humanos” el mundo se hará “mucho más peligroso”.

Pero recordemos que el propio Obama confirmó a principios del mes en curso que las intervenciones de Estados Unidos provocan problemas aun más grandes, si bien ayer domingo recalcó que si Washington no lo hace, “no hay nadie para ocupar el vacío. (…) Realmente no lo hay”.

Un informe publicado por Global Research el pasado mes de septiembre denunciaba que la estrategia de EE.UU contra el terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU. ha sumergido el Oriente Medio en años de brutalidad y horror, empezando por Afganistán en 2001, seguido por Irak en 2003 y desde hace años indirectamente en Siria.

zss/nii/

Loading...