Inicio EEUU Opositores de Kavanaugh esperan descarrilar nominación vinculándolo con juez sospechoso de acoso...

Opositores de Kavanaugh esperan descarrilar nominación vinculándolo con juez sospechoso de acoso sexual

Los que se oponen al juez Brett Kavanaugh, nominado por Trump a la Corte Suprema, lanzaron el miércoles una nueva estrategia de ataque: cuestionar si Kavanaugh, cuando era asistente del juez Alex Kozinski, del Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito a principios de los años 1990, conocía del supuesto acoso sexual de Kozinski a otras asistentes jurídicas.

Kozinski se retiró abruptamente en diciembre del año pasado, después que varias mujeres, entre ellas antiguas asistentes jurídicas y una jueza federal retirada, lo acusaron de abuso, como mostrarles pornografía en su despacho, besarlas a la fuerza e invitarlas a tener relaciones sexuales. Kavanaugh fue asistente jurídico de Kozinski entre 1990 y 1991.

El grupo liberal Ultraviolet, parte del movimiento #MeToo, que trabaja para sacar a la luz y eliminar el acoso sexual, pidió el miércoles al Senado federal que investigue qué sabía Kavanaugh sobre el comportamiento de Kozinski.

“El despacho del juez Kozinski tuvo una larga historia de ser un lugar tóxico y peligroso para las mujeres”, dijo Karin Roland, jefa de campañas de Ultraviolet, en un comunicado. “El público estadounidense merece saber lo que Kavanaugh vio y escuchó, y si fue testigo o escuchó sobre algún tipo de acoso, y lo que hizo o pudo hacer para reportarlo”.

No está claro si los esfuerzos por vincular a Kavanaugh con el comportamiento de Kozinski cobrarán fuerza. Aunque varias mujeres han denunciado abusos de Kozinski, ocurridos desde mediados de los años 1980, no hay reportes conocidos de que Kavanaugh haya conocido de tal comportamiento o que ocurrieron mientras trabajaba para Kozinski.

Los críticos de Kavanaugh, incluso antes que el presidente Donald Trump lo nominara a la Corte Suprema el lunes, hicieron circular el lunes un memorando de seis páginas que lo vincula con Kozinski. El memorando, reportado inicialmente por Político, concluyó que era virtualmente imposible para Kavanaugh no estar al tanto de comportamiento de Kozinski, aunque el memorando no citó prueba alguna de que supiera algo.

Raj Shah, portavoz de la Casa Blanca que maneja las preguntas sobre la nominación de Kavanaugh, no respondió de inmediato a una solicitud de declaraciones.

Kavanaugh fue secretario en la Casa Blanca durante el gobierno del presidente George W. Bush, quien lo nominó a una vacante en el Tribunal Federal de Apelaciones para el Distrito de Columbia. Anteriormente, fue asistente jurídico del magistrado Anthony Kennedy en la Corte Suprema y trabajó con el fiscal independiente Kenneth Starr en la investigación del presidente Bill Clinton.

Antes de eso, Kavanaugh fue asistente jurídico en el Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito, que abarca nueve estados del oeste, incluidos California y Washington.

Kozinski, nombrado por Ronald Reagan al Noveno Circuito, sirvió de 1985 al 2017, y nueve de sus asistentes trabajaron para magistrados de la Corte Suprema entre el 2009 y el 2013. Kavanaugh fue uno de varios asistentes que Kozinski ayudó a colocar con el magistrado Kennedy, una razón por la que los estudiantes ambiciosos de Derecho competían por trabajar para Kozinski.

El diario Washington Post reportó en diciembre que 15 antiguas asistentes y otra mujer alegaron que Kozinski había abusado de ellas. Una de las mujeres fue Christine O.C. Miller, de 73 años, jueza retirada del Tribunal Federal de Reclamaciones, quien dijo que Kozinski la toqueteó en un auto después de un evento a mediados de los años 1980 y la invitó a ir a un motel para tener relaciones sexuales.

Poco después de estos reportes, Kozinski anunció su retiro inmediato el 18 de diciembre y se disculpó, diciendo que tenía “un amplio sentido del humor y una forma franca de hablar con sus asistentes, tanto hombres como mujeres”. Y agregó: “Sobre eso, quizás no presté atención a los retos y presiones que enfrentan las mujeres en el trabajo”.

Se espera que las audiencias de confirmación de Kavanaugh sean duras, en lo fundamental porque los demócratas temen que pueda convertirse en un crucial quinto voto para echar atrás la decisión Roe vs. Wade, el fallo de la Corte Suprema de 1973 que eliminó las restricciones estatales sobre el aborto. El grupo Ultraviolet, que alega tener 1 millón de seguidores en internet, es uno de los que ha advertido de que cualquier nominado de Trump a la Corte Suprema puede significar un desastre para los derechos al aborto y otros temas relacionados con la mujer.

En las palabras que dijo en la Casa Blanca después que Trump anunció su nominación, Kavanaugh parecía decidido a mostrar sus credenciales feministas, señalando que la influencia de su madre como maestra y jueza, su contratación en la Facultad de Leyes de la Universidad de Harvard por parte de Elena Kagan, futura magistrada de la Corte Suprema, y la cantidad de asistentas legales que ha contratado como juez de apelaciones en el Distrito de Columbia.

“Como juez, contrato a cuatro asistentes todos los años”, dijo Kavanaugh en la Casa Blanca. Mis asistentes vienen de diversos orígenes y tienen diferentes puntos de vista. Me enorgullece que la mayoría de mis asistentes jurídicas han sido mujeres”.