Paul Manafort acusado de conspiración contra EE.UU. y otros cargos

Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump y su exsocio empresarial, Rick Gates, fueron acusados este lunes de conspiración contra Estados Unidos y otros cargos en la investigación que lleva a cabo el fiscal especial Robert Mueller.

Los cargos incluyen además de conspiración contra Estados Unidos, conspiración para lavado de dinero y hacer declaraciones falsas. Estos son los primeros cargos criminales que surgen de la investigación del fiscal especial Mueller sobre la posible coordinación entre la campaña de Trump y Rusia para influenciar la elección de 2016.

Manafort y Gates recibieron instrucciones para entregarse a las autoridades este lunes, en relación a la investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

El presidente Donald Trump reaccionó en Twitter diciendo que “Lo siento, pero esto es hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña Trump. Pero ¿Por qué la deshonesta Hillary y los demócratas no son el foco?”.

En otro tuit Trump agreó que “…También, no hay colusión”.

El tema tiene muchas connotaciones y la Voz de América las plantea en esta entrevista con el Dr. Eduardo Gamarra, politólogo y docente de Ciencias Políticas en la Universidad Internacional de la Florida.

En forma separada a la acusación contra Manafort, George Papadopoulos, exasesor de política exterior de la campaña de Trump, se declaró culpable de mentir sobre los contactos con Rusia.

Mueller revisó en meses pasados los registros financieros y de bienes raíces de Manafort en Nueva York y también su participación en la política de Ucrania, dijeron las fuentes.

Manafort tomó la dirección de la campaña de Trump en junio de 2016, pero renunció dos meses después, luego de reportes sobre sus relaciones de negocios con el ex líder ucraniano, Viktor Yanukovich, quien era apoyado por Moscú.

El viernes, un gran jurado aprobó la presentación de cargos en la pesquisa dirigida por el fiscal especial, Robert Mueller, de acuerdo a varios medios noticiosos que reportaron que las imputaciones.

Pero el presidente, en una andanada de tuits, insistió en que no hubo colusión con Rusia y en cambio intentó que la atención de las investigaciones —además de la del fiscal especial, hay otras dos investigaciones activas en el Congreso— regresara a los demócratas y a su oponente Hillary Clinton, quienes, según Trump, son los verdaderos culpables.

En sus tuits, el mandatario hizo referencia al hecho de que la campaña presidencial de Clinton ayudó a financiar una investigación política sobre Trump que produjo un expediente de acusaciones sobre sus nexos con Rusia. También señaló la venta de uranio a Rusia, las decenas de miles de mensajes de correo electrónico que Clinton luego borró de un servidor privado cuando era secretaria de Estado, y la decisión del entonces director del FBI, James Comey, de no presentar cargos penales contra Clinton por un posible mal uso de información confidencial.

“En su lugar ven la falsa ‘colusión’ Trump/Rusia, que no existe. Los demócratas utilizan esta terrible (y perjudicial para el país) cacería de brujas para políticas maléficas, pero los republicanos están respondiendo como nunca antes”, escribió Trump. “Hay tanta CULPA entre los demócratas/Clinton, y ahora los hechos están saliendo. ¡HAGAN ALGO!”.

El consejero especial de la Casa Blanca, Ty Cobb, dijo que los tuits del presidente “no estaban relacionados con las actividades del Fiscal Especial, con quien él continúa colaborando”.

Los investigadores dirigidos por Mueller han entrevistado, entre otros, al exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus y al exportavoz Sean Spicer, han allanado la casa del ex gerente de campaña, Paul Manafort, y han investigado las finanzas del exasesor de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn.

El domingo, el gobernador de Nueva Jersey y amigo cercano de Trump, Chris Christie cuestionó el hecho de que se hayan hecho públicas las actividades del gran jurado, publicadas primero por la cadena CNN.

“Hay leyes muy, muy estrictas sobre el secretismo del gran jurado, así que dependiendo de quien filtró esto a CNN, potencialmente esto es un delito”, dijo Christie a los programas Face the Nation de CBS News y a State of The Union, de la cadena CNN.

“Para que podamos tener confianza en el proceso, debemos asegurarnos de que el proceso del gran jurado permanezca confidencial, siga en secreto, para que el fiscal especial pueda trabajar efectivamente y pueda llegar hasta el fondo de todo lo que investiga”, agregó.

Colaboración con la entrevista de Gioconda Tapia Reynolds

Loading...