Pentágono anuncia exitosa prueba de interceptor de misiles

El Pentágono realizó el martes su primera prueba exitosa de misiles de defensa que incluyó un ataque simulado de un misil balístico intercontinental (ICBM). Es un momento histórico para un programa creado para defender el país de una amenaza norcoreana cada vez mayor.

El misil señuelo tipo ICBM fue lanzado desde el Atolón de Kwajalein, en las Islas Marshall en el Océano Pacífico. El interceptor fue lanzado desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea, en California.

La Agencia de Defensa de Misiles MDA) informó que es la primera prueba con un proyectil real del sistema Ground-base Midcourse Defense (GMD) lanzado contra un ICBM simulado, que calificó como “un logro increíble”.

“Este sistema es vitalmente importante para la defensa de nuestra nación, y esta prueba demuestra que tenemos un disuasivo capaz y creíble contra una amenaza muy real”, dijo en un comunicado el vicealmirante Jim Syring, director de la agencia.

El éxito del ensayo no estaba garantizado y el Pentágono trató de minimizar las expectativas horas antes, indicando que Estados Unidos tenía varias formas de tratar de derribar un misil norcoreano.

“Este es solo un elemento de una estrategia mayor de defensa de misiles que podemos usar contra potenciales amenazas”, indicó el vocero del Pentágono capitán Jeff Davis.

Antes del lanzamiento del martes, el sistema GMD alcanzó su blanco en solo nueve de 17 ocasiones que fue probado desde 1999. El más reciente ensayo anterior al del martes se hizo en 2014.

Corea del Norte ha aumentado notoriamente el número de pruebas de misiles en el último año, con el objetivo de desarrollar un ICBM que pueda llegar hasta Estados Unidos.

El territorio continental de Estados Unidos está a unos 9.000 km de Corea del Norte. Los ICBM tienen un alcance máximo de unos 5.500 km, aunque algunos están diseñados para volar hasta 10.000 km o más.

Antes del lanzamiento del martes, Riki Ellison, fundador de la Missile Defense Advocacy Alliance, describió la prueba como “vital”.

“Hoy estamos replicando nuestra habilidad para defender a los Estados Unidos de América, de Corea del Norte”, indicó.

Un fracaso del ensayo hubiera aumentado las preocupaciones por un programa que según al menos un estimado, mencionado por Reuters, hasta el momento ha costado más de 40.000 millones de dólares.

En la propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018 enviada al Congreso la semana pasada, el Pentágono solicitó 7.900 millones de dólares para la Agencia de Defensa de Misiles, incluidos 1.500 millones para el programa GMD.

Una evaluación de 2016, dada a conocer en enero por la oficina de pruebas de armamento del Pentágono, decía que los interceptores estadounidenses con base en tierra para derribar un ICBM enemigo, todavía tienen poca confiabilidad debido a que el sistema tiene una capacidad limitada para proteger a Estados Unidos.

Reuters

Loading...