Policías de Michigan esposan a niña de 11 años a punta de pistola, dice la madre

13

Honestie Hodges dice que soñaba con ser agente de policía, pero ya no.

El lunes, la niña de 11 años salió por la puerta trasera de la casa de su madre en Michigan y los agentes de la Policía de Grand Rapids, Michigan, la confrontaron junto a otros dos adultos, que también salían de la casa, escribió la policía en Facebook.

Las autoridades esposaron a Hodges antes de registrarla y colocarla en la parte trasera de un coche patrulla por unos diez minutos, según WZMM13. La policía, que estaba buscando a Carrie Manning, la tía de Hodges, quien es blanca y está acusada de intento de asesinato, también detuvo a las dos mujeres, que son negras.

La portavoz policial Cathy Williams declaró a dijo a Michigan Live que los agentes pensaron que los dos adultos que estaban con Honestie Hodges eran blancos debido a la iluminación que había esa noche.

La madre de Honestie, Whitney Hodges, le dijo a WILX que a Hodges también se le pidió que caminara hacia atrás con las manos en el aire antes de esposarla y registrarla.

Mientras todo esto sucedía, la niña de 11 años dijo que le pidió a gritos a su mamá que la ayudara. “Cuando mi madre iba pasando, yo golpeé la ventanas gritando: ‘Por favor, no dejes que me lleven’”, le dijo a WNEM.

Pero su madre dijo que lo único que pudo hacer fue mirar con impotente. “Todo el tiempo le decían que se calmara, yo les decía que tiene 11 años, que era mi hija”, le declaró a WILX. “No la esposen”.

La Policía escribió en Facebook que sus agentes detuvieron a las tres mujeres porque querían asegurarse de que ninguna fuera Manning, quien fue arrestada en una casa no muy lejos de la vivienda de los Hodges, o que estuviesen armadas.

Después de confirmarse que ninguna de las tres era Manning ni tenían armas, la policía dijo que liberaron a Hodges y a las dos mujeres.

La Policía abrió una investigación interna del incidente después que se presentó una queja a nombre de Hodges, quien le dijo a WNEM que ahora tiene “miedo de abrir la puerta trasera o acercarse a ella”.

La niña de 11 años dijo que el incidente también la ha afectado de otras formas. “Quería ser un detective, no, agente policía”, dijo, según WILX, “pero ahora no quiero tener nada que ver con esas cosas”.