Primer ministro ruso ordena al gobierno medidas de respuesta contra las sanciones de Estados Unidos

5

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, ordenó el lunes al gobierno que prepare medidas de respuesta contra Estados Unidos, que la pasada semana anunció sanciones económicas contra oligarcas y funcionarios rusos.

“Estas decisiones son, por supuesto, inadmisibles. Las consideramos ilegítimas, ya que se sitúan fuera del marco del derecho internacional”, dijo Medvedev según medios locales.

Aseguró que Moscú se reserva el derecho a medidas de respuesta, “incluido los acuerdos y procedimientos comerciales vigentes” con EEUU, y acusó a ese país de ocultar tras una “tapadera política” su auténtico objetivo, que a su juicio es promover sus intereses en todo el mundo “contra el orden y las reglas comerciales vigentes”.

La última partida de sanciones contra Rusia “persigue un objetivo pragmático a todas luces evidente y sencillo: resolver sus propias tareas económicas con métodos al margen de la competencia”.

Además, aseguró que el Ejecutivo apoyará a las empresas del sector metalúrgico, energético, industrial y militar que se han visto afectadas por las sanciones.

El gobierno de EEUU impuso la pasada semana sanciones económicas contra oligarcas y funcionarios rusos por su participación “en acciones perversas en todo el mundo”, incluido el “intento de socavar las democracias occidentales”.

Entre los sancionados figuran Kirill Shamalov, yerno del presidente Vladimir Putin y uno de los principales accionistas de la empresa energética Sibur; el multimillonario Oleg Deripaska, fundador de la empresa eléctrica En+Group; Viktor Vekselberg, presidente de Renova, y Vladimir Bodganov, director de la petrolera Surgutneftegaz.

Entre los altos funcionarios figura Alexei Miller, estrecho aliado de Putin y jefe del consorcio gasístico Gazprom; Nikolai Patrushev, secretario general del Consejo de Seguridad; o Andrei Kostin, director del banco VTB.

Varias de las corporaciones afectadas por las sanciones, como Rosoboronexport, que se dedica a la exportación de armamento, negaron hoy que las sanciones pueden repercutir en sus operaciones.

La compañía rusa Rusal, controlada por Deripaska y uno de los mayores productores de aluminio del mundo, perdió casi la mitad de su valor en Bolsa y se encuentra al borde de una suspensión de pagos, según informó hoy la corporación en un comunicado.

Mientras, la cotización del euro en la Bolsa rusa superó los 73 rublos por vez primera desde septiembre del 2016, mientras el dólar ya ronda los 60 rublos.