Puerto Rico lucha con las secuelas de María

Una grieta que podría hacer reventar una represa de Puerto Rico no requerirá la evacuación de emergencia de unas 70,000 personas, dijo el sábado el gobierno de la isla, echando atrás un alarmante anuncio del viernes, cuando hubo el temor de que tres ciudades fueran anegadas por el río Guajataca.

Solo algunas barriadas en dos ciudades junto al río deberán ser evacuados, afectando a 350 personas. La mayoría de ellos vive en Isabela, una ciudad costera al oeste de la isla, por donde María salió al mar el miércoles por la noche.

Detrás del pánico del viernes estaba el descubrimiento de que una grieta no reparada de 34 pulgadas, causada por erosión, podía ceder ante el el nivel sin precedentes que alcanzaron las aguas en el embalse.

“La fisura se ha convertido en una fractura significativa”, dijo el gobernador Ricardo Rosselló el sábado, después de que su administración admitiera que el pronóstico de una evacuación del viernes había sido hecho por error. Podría romperse en cualquier momento.

El número de 70,000 personas proviene de la suma del número de habitantes de los pueblos de Isabela, Quebradillas y la vecina San Sebastián. En realidad, sólo seis casas de Quebradillas, que albergan a unas 25 personas, recibieron la orden de marcharse, según Miguel Abrams, administrador de emergencias del pueblo. La mayoría se reunieron con familiares y amigos. Sólo tres personas se fueron a un refugio local.

Sin embargo, la ruptura de presa podría destruir el puente de la Ruta 2, que conecta Quebradillas a Isabela, y amenazaría el abastecimiento de agua potable de las poblaciones.

“Por gracia de Dios, esperamos que no pase nada”, dijo el alcalde de Quebradillas, Heriberto Vélez.

Más gente había buscado refugio en Isabela, un pueblo costero donde María dejaba las palmeras sembradas como pernos de bolos. La policía y los soldados fueron puerta por puerta el viernes por la noche en los barrios de Llanados, Poncito y San Antonio de la Tuna, usando un megáfono para sacar a la gente.

La prisa dejó poco tiempo para que los residentes vovieran a recolectar las pertenencias que apenas habían desempaquetado después de regresar a casa.

“¡No traje nada! Pero volví hoy para conseguir ropa” , dijo Sandra González, de 36 años, una de las 230 personas que se quedaron en la Escuela Secundaria Francisco Mendoza. Cincuenta y seis personas han estado allí desde que María llegó; el resto llegó el viernes por la noche, sin indicación de cuándo podrían volver a casa.

Como resultó, la amenaza de María continuó mucho después de que dejó de soplar el viento en la devastada isla.

“No me fui por la tormenta”, dijo González. “Ahora tengo que irme por el río”.

El evacuado más joven del refugio: Luis Alfredo Rodríguez, de 8 días de nacido. Sus padres pudieron tenerlo en casa solo un día después de dejar el hospital. Luego se mudaron a la casa de un amigo.

“No hemos tenido ni un día feliz desde que nació”, lamentó una de las abuelas del recién nacido, Solia Romero, de 70 años. Ambos habían bajado a la escuela secundaria, junto con los padres de Luis Alfredo, empujando cajas verdes en un salón oscurecido del segundo piso.

Otros evacuados que cuestionaban si sus hogares enfrentaban algún riesgo real se hicieron eco.

“¿Después de 40 años?”, preguntó un incrédulo Geraldo Rodríguez, el padre del bebé. “¿Esa agua realmente va a cruzar el monte?”

Mientras que la crisis de la presa atrajo gran parte de la atención del gobierno, el resto de la isla permaneció en un estado crítico de emergencia.

“Nuestro enfoque es aún salvar vidas y garantizar la seguridad pública con la esperanza de que podamos alcanzar cierta estabilidad”, dijo Rosselló, quien estableció un comando de emergencia en el centro de convenciones de San Juan. Acortó el toque de queda diario de las 7 p.m. hasta las 5 a.m., pero advirtió que los infractores podrían estar sujetos a seis meses de cárcel.

Su administración todavía no podía decir qué recursos eran necesarios en los hospitales. El Centro Médico de Río Piedras fue designado para recibir casos importantes; un centro oncológico de Río Piedras se hará cargo de los traumas. Puerto Rico confirmó nueve muertes atribuidas a María; 11,000 personas –y 400 mascotas– permanecen en 178 refugios en toda la isla.

La infraestructura energética de la isla colapsó, con algunos corredores de energía inexistentes, dijo el gobierno, aunque una planta clave en Salinas, en el sur de Puerto Rico, sobrevivió relativamente indemne. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) está incorporando seis generadores de alta capacidad. A las 6 de la mañana del sábado, 1.6 millones de galones de agua potable habían llegado, con más en el camino.

El puerto de la Bahía de San Juan se abrió para la entrega de combustible y suministros de emergencia, pero no se permitirá que ningún buque llegue en la noche debido a la infraestructura de navegación dañada. Las patanas estaban listas para llevar ayuda a los municipios de Vieques y Culebra, en el este, aunque la Guardia Costera aún tenía que limpiar sus puertos para poderlos utilizar.

El aeropuerto de San Juan comenzó a recibir vuelos desde el sábado, según el gobierno, pero los vuelos comerciales han sido cancelados por días. Los aeropuertos regionales en Aguadilla, Ceiba y Ponce recibían solamente vuelos de emergencia y militares. El combutible diésel para los generadores de la única emisora ​​de radio que transmitía en la isla, WAPA, se está agotando.

Dos importantes distribuidores, Total Petroleum y Puma Energy, comenzaron a suministrar gas y diésel el sábado, pero apenas una cuarta parte de las gasolineras estaban operativas.

“No tenemos problemas con el combustible, tenemos un problema con la distribución”, dijo Michael Pierluisi, jefe del Departamento de Asuntos de Consumo de Puerto Rico.

En Quebradillas, los gerentes de emergencias estaban aún más aislados del resto de la isla. Una sola estación de radio la mantuvo conectada a Arecibo, y a San Juan. Los líderes de la ciudad se dirigieron a San Juan el sábado para solicitar cisternas de agua, diésel y un teléfono satelital.

Cerca del centro de operaciones de emergencias de la ciudad, los residentes esperaron horas en el calor frente a una gasolinera, con la esperanza de comprar un máximo de $10 por persona de combustible. Un pizzería al otro lado de la calle, Leo’s, vendía frenéticamente pasteles de queso y refrescos calientes.

“Ni siquiera sabemos si el camión está llegando”, dijo Annette Pérez, trabajadora postal de 54 años de Bridgeport, Connecticut, que visitaba a su madre en la isla cuando llegó María. Esperó en cola durante cinco horas el sábado.

Pérez dijo que había viajado el viernes al aeropuerto de Aguadilla para preguntar por su vuelo de regreso. Pasó por una terminal inundada y no encontró empleados ni esfuerzos de recuperación en marcha.

“Mi esposo y mis tres hijos están en casa”, en Connecticut sin noticias de ella desde que la tormenta golpeó, dijo. “Mi corazón está partido en dos. ¿Cómo puedo dejar a mi madre en una situación peligrosa?”

En Arecibo, cerca del lugar donde pegó el ojo de María, un grupo de familiares, amigos y empleados llevando guantes limpiaron el fango de una gasolinera Gulf destruida por la crecida de siete pies del río Arecibo. De especial preocupación… la gasolinera también tenía una farmacia.

“El libro de recetas médicas se perdió. La oficina se perdió. El equipo médico se perdió”, dijo el empleado Nelson Rodríguez, de 29 años, lleno de un fango fresco que aún goteaba de las planchas de madera enchapada, de las bolsas de basura y de los escombros como el chocolate derretido.

La dueña Ivis González dijo que recuperó los medicamentos que pudo y los llevó a a una segunda farmacia que posee. Las recetas era algo más complicado. La computadora que contiene las órdenes de sus clientes estaba segura, pero la gente llegaba a pedir medicinas incluso por primera vez.

“Si me traen su botella de la prescripción, puedo venderles algo”, dijo. “Si tienen un registro, puedo rellenarlos por un mes”.

“Necesitamos ayuda”.

Loading...