Inicio EEUU ¿Qué proyectos de ley baraja EE.UU. sobre control de armas?

¿Qué proyectos de ley baraja EE.UU. sobre control de armas?

¿Cómo se aprueban las leyes en EE.UU.?

¿Cómo se aprueban las leyes en EE.UU.?

El sistema legislativo de Estados Unidos es bicameral por lo que la propuesta de proyectos de leyes comienza lo mismo en el Senado que en la Cámara de Representantes, dependiendo de si lo presenta un senador y un representante.

«Todos los poderes legislativos otorgados en la presente Constitución corresponderán a un Congreso de Estados Unidos, que se compondrá de un Senado y una Cámara de Representantes», indica el texto de la Constitución estadounidense de 1787 en su Artículo Uno.

Cuando el proyecto de ley se inicia en la Cámara de Representantes, -ahora de mayoría demócrata-, se coloca en una caja de madera conocida como «the hopper».

Una vez ahí se le asigna un número legislativo antes de que la presidencia de la Cámara de Representantes, liderada en este momento por Nancy Pelosi, lo envíe a uno de los comités de esa instancia.

Los representantes o senadores encargados de impulsar el proyecto de ley se reúnen en pequeños grupos para estudiar, intercambiar opiniones, hacer cambios o reescribir el proyecto en cuestión.

Luego votan para aceptar o rechazar el documento y los cambios antes de devolverlo a la Cámara de Representantes o al Senado para el debate general. Si es aprobado por la mayoría, se envía a una u otra cámara del Congreso para pasar por un proceso similar que incluye debate, posibles modificaciones y votación.

Al presidente de Estados Unidos, -encargado de firmar o no para que se convierta en ley (Act en inglés)-, debe llegar una versión final en que concuerden ambas versiones (del Senado y de la Cámara de Representantes).

¿Cómo se vota?

Para votar, la Cámara de Representantes usa un sistema de voto electrónico.

El Senado, por su lado, vota a viva voz: «yay» (sí) o «nay» (no).

La Constitución indica que la votación de ambas cámaras será nominal y los nombres de las personas que voten en pro o en contra del proyecto se asentarán en el diario de la instancia que corresponda.

¿Qué ocurre cuando el proyecto llega al presidente?

El presidente de Estados Unidos tiene la potestad de:

1.-Aprobar y firmar el proyecto de ley y convertirlo así en ley.

2.-Vetar el proyecto. Al rechazarlo, este regresa al Congreso con los motivos por los que fue vetado. Pero el Congreso puede anular el veto si tiene el apoyo de 2/3 partes de los congresistas presentes en ambas cámaras. De ocurrir, el proyecto se convierte en ley pese al veto presidencial.

3.-Determinar no hacer nada. Si el Congreso está en sesión, tras 10 días de no recibir una respuesta del presidente, el proyecto se transforma automáticamente en ley.

4.-Hacer un veto «de bolsillo» («Pocket veto»), que consiste en que si el Congreso no está en sesión dentro de los 10 días posteriores a que le fuera enviado el proyecto de ley, el presidente puede optar por no firmarlo y por tanto no convertirlo en ley.

Los dos recientes tiroteos mortales que dejaron 31 muertos y decenas de heridos en El Paso, Texas y en Dayton, Ohio, ponen contra las cuerdas al Congreso de Estados Unidos, cuando crecen los reclamos a favor de leyes más estrictas sobre control de armas que frenen las matanzas en la nación.

Por ahora no está claro qué será votado ni cuándo para que eventualmente sea firmado por el presidente Donald Trump.

A continuación algunas de las propuestas de leyes:

Verificaciones de antecedentes

El propio Trump ha hablado positivamente sobre el fortalecimiento de las verificaciones de antecedentes. Los demócratas de la Cámara de Representantes han dado luz verde a proyectos de este tipo, pero los republicanos, -que son mayoría en el Senado-, han objetado las propuestas y muchos continúan escépticos sobre el asunto.

-Una de las propuestas legislativa es la HR 8, que datade febrero y básicamente pretende una verificación de antecedentes para todas las ventas de armas. La Cámara aprobó el proyecto de ley, que ha sido catalogado por sus impulsores como el intento más radical para poner fin a la violencia con armas en décadas.

Lo patrocina: Mike Thompson, representante demócrata de California.

-Otra propuesta es la H.R. 1112. También data de febrero. Fue aprobada por la Cámara de Representantes y contempla extender el período de tiempo que el FBI tiene para completar una verificación de antecedentes de tres días a 10.

Lo patrocina: James E. Clyburn, representante demócrata de Carolina del Sur.

-El proyecto de ley bipartidista Manchin-Toomey revive desde agosto una propuesta de ampliar las verificaciones de antecedentes para todas las ventas comerciales. Pese a que es más limitado que el plan aprobado por la Cámara, no tiene suficiente apoyo republicano en el Senado.

Lo patrocinan: Senadores estadounidenses Joe Manchin y Pat Toomey.

Leyes «de badera roja»

Una de las propuestas bipartisdista es conocida como Graham-Blumenthal. Busca crear un programa de subvenciones que ayuda a los estados a establecer leyes que permitan que un miembro de la familia o un oficial de policía solicite a un tribunal restringir el acceso a las armas de fuego a las personas que puedan ser una amenaza inminente para los demás o para ellos mismos.

Lo patrocinan: El senador republicano y el senador demócrata Lindsey Graham, de Carolina del Sur y el senador demócrata, Richard Blumenthal de Connecticut.

-El proyecto S.7 pertenece al senador republicano de Florida, Marco Rubio, es de enero y se titula: Orden de protección contra riesgos extremos y Ley de prevención de la violencia de 2019.

-La propuesta S.506 la impulsa desde febrero la senadora de California Dianne Feinstein y propone entregar fondos federales para las leyes de bandera roja en los estados. Los demócratas en el Comité Judicial de la Cámara también están considerando la idea.​

Sobre armas de asalto

Prohibir el uso de armas de asalto es uno de los pedidos en Estados Unidos. Muchos demócratas lo apoyan, pero la mayoría de los republicanos reprueban la idea.

El proyecto S.66, también que impulsa la senadora demócrata de California, Dianne Feinstein, está sobre el tapete, junto H.R.1296 del representante demócrta David N. Cicilline, de Rhode Island

Chris Murphy y Richard Blumenthal han introducido una legislación que prohibiría la venta, transferencia, fabricación o posesión de armas de asalto, como las de asalto semiautomática o un dispositivo de alimentación de municiones de gran capacidad.

El senador Robert Menéndez, de New Jersey y el representante de Florida, Ted Deutch, han introducido una legislación que prohibiría la venta, fabricación e importación de cargadores de alta capacidad con más de 10 rondas.​

Sobre terrorismo interno

Algunos políticos en Estados Unidos han alegado que la retórica racista y antiinmigrante del tirador de El Paso, Texas, obliga a que se tomen medidas severas respecto al terrorismo interno y el nacionalismo blanco.

Entre estos está el proyecto S. 894, del senador
Dick Durbin y el H.R.1931 también para «prevenir el terrorismo doméstivo» del representante Bradley Schneider . Las propuestas requerirían que los Departamentos de Seguridad Nacional, Justicia y el FBI realicen seguimiento de la actividad terrorista doméstica.

Los proyectos S. 2043 y HR 3545 de los representantes Pete Olson, republicano de Texas y Don Beyer, demócrata de Virginia, junto con el senador Richard Blumenthal , buscan otorgar subvenciones a los estados para crear líneas directas sobre delitos de odio y dar más capacitación a las agencias de aplicación de la ley para denunciar delitos de este tipo.

Las propuesta S. 1462 y HR 2708 , introducidas por la Jeanne Shaheen y el representante David Cicilline, demócrata de Rhode Island, evitaría que un individuo condenado por un delito de odio violento obtenga un arma de fuego.

El proyecto HR 3106 presentado por el representante Bennie Thompson, demócrata de Mississippi, requeriría un informe anual sobre terrorismo interno del FBI, el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional.