Reforma de salud republicana queda al borde del colapso

El más reciente esfuerzo republicano para revocar y reemplazar el “Obamacare” recibió el lunes un golpe casi decisivo en el Senado, después de que otros dos legisladores del partido se pronunciaron en contra de la medida que cuenta con fuerte respaldo del presidente Donald Trump.

Los senadores Mike Lee, de Utah, y Jerry Moran, de Kansas, anunciaron por separado que votarían con un “no” a la propuesta presentada la semana pasada por el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, que según ellos se queda corta en la revocación de la ley actual y es insuficiente para controlar sus crecientes costos.

La propuesta de McConnell “no revoca la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible ni atiende los crecientes costos de atención de salud. Por los mismos motivos por los que no apoyé la versión previa de este plan, tampoco puedo apoyar esta versión”, dijo Moran.

Las decisiones de Lee y Moran significan que a los republicanos les faltan ahora al menos dos votos en un Senado dividido en bloques casi iguales, y tal vez deban empezar desde cero o incluso comenzar a negociar con los demócratas, algo a lo que se han resistido hasta ahora.

Anteriormente los senadores republicanos Susan Collins, de Maine, y Rand Paul, de Kentucky, anunciaron su rechazo a la iniciativa justo después de que McConnell la presentó el pasado jueves.

Se desconocen de momento los próximos pasos a seguir, si es que existen.

Trump, quien apenas horas antes había pronosticado que la medida sería aprobada, respondió con un tuit en el que exhortó a los republicanos a “revocar el fallido Obamacare ahora y trabajar en un nuevo plan de salud desde cero. Los demócratas se sumarán”. Pero los líderes republicanos rechazaron esa estrategia de empezar de cero hace meses porque no pasaría por el Congreso.

Sería el segundo fracaso consecutivo para McConnell, quien tuvo que cancelar una votación de una versión previa el mes pasado, cuando la derrota parecía inevitable.

Trump se había mantenido distanciado del proceso en el Senado, pero los hechos del lunes también le representan un gran golpe en su contra, dado que el mandatario no pudo obtener el respaldo para lo que ha sido un tema crucial para los republicanos durante siete años, desde que Obama y los demócratas aprobaron la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible.

La iniciativa del Senado eliminaba las obligaciones e impuestos contemplados en el Obamacare, y daba marcha atrás a una expansión de Medicaid.

Pero para conservadores como Lee y Paul, no se hacía lo suficiente por cumplir las promesas republicanas de revocar la medida de Obama, mientras que moderados como Collins veían la propuesta como demasiado extrema al quitarle cobertura de seguros a millones de estadounidenses.

Loading...