Inicio EEUU Reformas policiales en EE.UU. pueden frenar los encuentros mortales, dice legislador afroestadounidense

Reformas policiales en EE.UU. pueden frenar los encuentros mortales, dice legislador afroestadounidense

Estados Unidos puede frenar los asesinatos policiales en las calles del país con una mejor capacitación policial y una mayor responsabilidad, dijo el domingo el principal defensor republicano de las reformas policiales en el Senado.

El senador de Carolina del Sur Tim Scott,  el único republicano afroestadounidense en el Senado de Estados Unidos, afirmó en el programa «This Week» de ABC, que cree «que podemos prevenir más de estas muertes» y mejorar la «aplicación de la ley basada en el carácter moral» mediante la aprobación de leyes que corten o limiten la ayuda federal a las agencias policiales de las ciudades y estados si no adoptan una mejor capacitación y políticas para sus agentes.

Los legisladores republicanos y demócratas en Washington se encuentran en medio de un debate legislativo sobre las prácticas policiales estadounidenses a raíz de la controversial muerte de un hombre afroestadounidense mientras están bajo custodia policial. Scott dijo que los dos partidos políticos están de acuerdo con el 70% de lo que se necesita.

Camden: una ciudad de EE.UU. que se libró del caos con una reforma policial
Cuando en Estados Unidos crece el debate y se alzan múltiples voces con peticiones de retirar los fondos y hasta desmantelar departamentos de policía tras la muerte del afroestadounidense George Floyd, la ciudad de Camden, en Nueva Jersey, salta con su ejemplo tras siete años de una profunda reestructuración
que cambió el rostro de una comunidad a base de prevención y empatía con su gente.

“Todos queremos prohibir los estrangulamientos; que sabemos que son innecesarios «, dijo Scott sobre la práctica policial ahora suspendida por muchas agencias policiales de Estados Unidos en donde la policía inmoviliza a sospechosos criminales por el cuello para someterlos cuando son arrestados. Ambas partes están pidiendo un registro nacional de policías que hayan cometido actos de mala conducta para que no puedan transferirse fácilmente de una agencia de policía a otra.

Pero las diferencias persisten mientras el Senado controlado por los republicanos y la Cámara de Representantes controlada por los demócratas se dirigen a votos clave esta semana y la próxima. Los demócratas quieren que sea más fácil para las personas que creen que sus derechos civiles han sido violados por acciones policiales en su contra demandar a la policía, eliminando su protección prácticamente ilimitada contra la responsabilidad por sus acciones.

Pero el presidente Donald Trump dice que se opone a cambiar la protección legal para la policía y los legisladores republicanos han expresado reservas.

«Los estadounidenses quieren ley y orden», ha dicho Trump en varias ocasiones. Scott aseguró que la policía debe ser más responsable de sus acciones y debe informar sobre ellas al Departamento de Justicia de EE.UU. para obtener fondos federales. Afirmó que solo alrededor del 40% de las acciones de la policía local ahora se informan al gobierno federal.

Celebración del Juneteenth en Washington D.C. [Foto: Alejandra Arredondo/VOA]

Celebración del Juneteenth, la liberación de las personas que estuvieron esclavizadas en EE.UU., en Washington D.C. Junio 19, 2020.

Scott indicó que cualquier legislación aprobada por el Congreso debe ser dirigida «para que obtengamos el resultado que queremos», obligando a las agencias policiales a adoptar capacitación y políticas sobre encuentros policiales con el público «creemos que son los mejores para la nación».

Dijo que hay «mucha culpa» entre los legisladores republicanos y demócratas sobre las sensibilidades raciales en Estados Unidos.

«Necesitamos ser más sensibles en nuestros comentarios raciales», dijo Scott. «Deberíamos estar trabajando hacia una unión más armoniosa».

El movimiento hacia la adopción de reformas policiales nacionales se produce tras la muerte, el 25 de mayo, de George Floyd, un hombre afroestadounidense, en Minneapolis, Minnesota.  Floyd fue retenido en una calle de la ciudad por un agente de policía blanco durante casi nueve minutos mientras presionaba le su rodilla en el cuello incluso cuando Floyd dijo que no podía respirar.

El agente fue acusado de asesinato en segundo grado.

La muerte de Floyd generó semanas de protestas de costa a costa por el abuso policial de las minorías, algunas de las cuales se convirtieron en enfrentamientos violentos entre la policía y los manifestantes, aunque la mayoría fue pacífica.