Rubio rechaza comentario de Flake y dice que ataques sónicos en Cuba son un ‘hecho documentado’

27

El senador Marco Rubio rechazó el domingo los comentarios de un colega republicano de que Estados Unidos no ha encontrado evidencia de “ataques sónicos” en Cuba.

El republicano de Florida aseguró que los ataques son un “hecho documentado”.

En una serie de tuits del domingo, Rubio desestimó los comentarios del senador Jeff Flake, de Arizona, un viejo defensor del mejoramiento de las relaciones con Cuba, afirmando que cualquier funcionario estadounidense que haya sido informado sobre los misteriosos sucesos en La Habana “sabe muy bien que aún se cuestiona el método empleado en los ataques, pero no los ataques y las lesiones que ocurrieron”.

“Es un HECHO documentado que 24 funcionarios del gobierno de Estados Unidos y sus cónyuges fueron víctimas de algún tipo de ataque sofisticado mientras estaban radicados en La Habana”, tuiteó Rubio.

Flake dijo el sábado que no ha visto ninguna evidencia de que los diplomáticos estadounidenses que sufrieron problemas de salud mientras estaban en La Habana fueran “atacados”, según Associated Press.

Después de reunirse con funcionarios cubanos de alto rango, Flake dijo que los informes clasificados de funcionarios estadounidenses no le habían dado ningún motivo para dudar de los funcionarios cubanos, que dijeron que no había evidencias de que los síntomas de salud fueran el resultado de un ataque.

Rubio respondió diciendo que era imposible “realizar 24 ataques separados y sofisticados” contra el personal del gobierno de Estados Unidos sin que los funcionarios cubanos lo supieran.

La discusión entre los dos senadores pronostica una audiencia potencialmente explosiva el martes en una muy anticipada audiencia del subcomité de Relaciones Exteriores del Senado, presidida por Rubio. Se espera que sus miembros presionen a los funcionarios del Departamento de Estado para obtener más respuestas sobre los misteriosos sucesos.

La administración de Trump ya ha retirado gran parte del personal de la embajada de Estados Unidos en La Habana y ha expulsado a 15 de sus homólogos cubanos que trabajan en Washington.

El Departamento de Estado nunca acusó a Cuba de estar detrás de los incidentes, pero ha advertido repetidamente que La Habana es responsable de la seguridad de los diplomáticos extranjeros en su territorio según la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.