Sopesan hacer de Massachusetts un estado santuario

Los legisladores sopesaron el viernes una propuesta para convertir a Massachusetts en un así llamado estado santuario, en el que la cooperación entre las autoridades federales de inmigración y las agencias policiales locales y estatales sería bastante limitada, de acuerdo con la ley.

Cientos de simpatizantes y opositores de la medida llenaron una audiencia pública, ahora que el temor embarga a las comunidades inmigrantes por las políticas de deportación del presidente Donald Trump.

Un juez federal ha bloqueado temporalmente un decreto emitido por Trump para recortar fondos a las ciudades santuario.

Los simpatizantes de la iniciativa de ley dicen que mejoraría la seguridad pública al asegurarles a los inmigrantes que están en el país sin autorización que pueden comunicarse con la policía _ya sea como víctimas de un delito o testigos_ sin miedo a ser deportados.

“Sabemos que cuando los policías actúan como agentes migratorios, a las víctimas inmigrantes y a los testigos les da miedo hablarles”, dijo durante la audiencia Eva Millona, directora ejecutiva de la Coalición para la Defensa de los Inmigrantes y Refugiados en Massachusetts.

Los opositores dicen que la medida afectaría negativamente a la seguridad pública.

La medida “evitaría que la policía estatal de Massachusetts cumpliera con nuestra política de detener a personas que han sido declaradas culpables de crímenes horribles, como asesinatos y violación, para las autoridades federales”, dijo el gobernador republicano Charlie Baker en un argumento escrito.

Aunque decenas de legisladores firmaron como copatrocinadores de la propuesta, su aprobación está lejos de ser un hecho. El presidente de la cámara baja, el demócrata Robert DeLeo, al igual que Baker, ha indicado que preferiría que cada ciudad y pueblo decida si es que quiere ser santuario o no.

Loading...