Inicio EEUU Testigo clave conocía elementos para abandonar la secta sexual Nxivm

Testigo clave conocía elementos para abandonar la secta sexual Nxivm

El lunes, se hizo la introducción de una nueva testigo que se esperaba hablara el martes de los elementos para salir de la secta sexual Nxivm, durante una nueva jornada del juicio que se lleva a cabo en la corte federal del distrito este de Brooklyn, en Nueva York, contra Keith Raniere, fundador de Nxivm.

La joven de 29 años conocida como Jay, es actriz y escritora. Fue una de las primeras personas que tras descubrir lo oscuro de los grupos secretos, pudo abandonar la organización, pese a que esta tenía en su poder pruebas que podrían afectarla.

En 2017 tuvo su primera experiencia con la organización. Desde Los Ángeles, se unió a la supuesta empresa de empoderamiento y desarrollo profesional para hacer un curso de 5 días que financió con su propios medios; luego, pidió prestado a una amiga para hacer otro curso por 10 mil dólares y, finalmente, otro que habría costado 11 mil dólares, para el que recibió algún apoyo de la organización.

Jay es una de las esclavas que aspiraba a llegar a los niveles más altos del mando, pues respondía a ‘India, quien a su vez rendía cuentas a Allison Mack, la mujer que tenía contacto directo con Raniere.

Una de las pruebas que la hacían “vulnerable” y que ella entregó como certificado de su lealtad al grupo, fue un video en el que confiesa haber sido abusada por su tío cuando tenía tan solo 12 años de edad.

El lunes, hubo una tensa jornada en la que Nicole, la quinta testigo cooperante en medio del proceso judicial, le respondió a la defensa para tratar de desestimar la relación que tenía como matrimonio acordado con Raniere; ella declaró que lo trataba de manera tierna y especial para complacerlo.

Nicole, fue sometida toda la mañana a preguntas con las que la defensa intentaba mostrar una relación consentida y no abusiva. Dijo que en una de las oportunidades en que ella expresó a Raniere su deseo de tener relaciones sexuales, lo hizo porque sentía ser parte de un matrimonio acordado del que no se podría salir, por lo que intentó vivirlo de la mejor forma.

Aunque quería que nacieran los mejores sentimientos hacia él, afirmó que nunca lo logró, También confesó que lo llamaba “amor”, pero aclaró que era una forma de llamar a las personas cercanas.

La defensa, haciendo uso de unas capturas de pantalla al que sería el teléfono de Raniere, intentó ayudar a la víctima a recordar momentos en los que ella le habría pedido encuentros sexuales a Raniere.

A propósito, la defensa llamó la atención sobre estas conversaciones que la testigo tuvo con Raniere y que estarían en manos de una abogada mexicana en México, pues de estas no se ha podido identificar su autenticidad ni conocer el original.

“No estoy jugando juegos con este acusado”, señaló el juez, quien agregó que otra medida útil para la identificación de la prueba presentada a la testigo, sería un experto que corroborara la autenticidad del mensaje. Aunque insistió en el acceso a la fuente original.

Se espera que el juicio contra Raniere concluya a mediados de junio. Puedes seguir todos los detalles y los testimonios de los colaboradores en este caso en el blog de la Voz de América.