Tras tiroteo en Kentucky, sopesan permitir armas en escuelas

10

Horas después del tiroteo que costó la vida a dos estudiantes en una escuela secundaria de Kentucky, un senador estatal republicano se apresuró a presentar un proyecto de ley para prevenir futuras tragedias similares: a su juicio, debería permitirse la presencia de más armas en las escuelas.

El proyecto del senador Steve West permitiría a los distritos locales contratar alguaciles armados para patrullar las escuelas, efectuar arrestos sin orden judicial y proteger a la gente de la “muerte inminente o lesiones físicas graves”. Los alguaciles no serían necesariamente policías, bastaría que fueran empleados del distrito escolar con licencia para portar armas ocultas.

El proyecto refleja el eco que despierta en ambos partidos los sentimientos de un estado conservador donde los políticos suelen posar con armas en su propaganda electoral y donde la National Rifle Association realizó su congreso nacional en 2016.

Algunos demócratas piensan que es un error abogar por más armas en las escuelas. La legisladora estatal Attica Scott presentó un proyecto que prohibiría la posesión de armas a personas condenadas por delitos de odio racial y permitiría a los municipios aprobar leyes que obliguen a los vendedores de armas a aplicar “normas comerciales responsables”.

El legislador Jim Wayne ha presentado un proyecto que castigaría penalmente a los adultos “irresponsables” que guardan un arma sin una traba en el disparador, una medida para impedir que niños y adolescentes accedan a las armas de sus padres.

El tiroteo del martes en la escuela secundaria del condado de Marshall dejó dos estudiantes muertos, 14 heridos de bala y otros heridos durante la estampida para huir del atacante.

A medida que se multiplican los tiroteos en las escuelas, las legislaturas estatales en todo el país discuten cómo prevenirlos. Algunos quieren leyes que dificultarían adquirir armas y llevarlas a las escuelas. Otros, entre ellos algunos demócratas, quieren incrementar el número de personas autorizadas a portar armas en las escuelas, creyendo que con ello disuadirán a quienes quieren iniciar tiroteos o detendrán a quienes lo hacen.