Trump anuncia cambios tácticos en Afganistán

El presidente Donald Trump anunció el lunes que hará “cambios drásticos” a su estrategia en Afganistán, porque retirar a las tropas del país tendría efectos “inaceptables” en la región, pero no quiso precisar cuántos soldados enviará a esa nación que lleva ya casi 16 años en guerra.

“No vamos a hablar de números de tropas ni sobre nuestros planes de actividades militares”, dijo Trump en un discurso a la nación para explicar su nueva estrategia en Afganistán y los países vecinos, desde la base militar de Fort Myer (Virginia).

El presidente dijo que un retiro rápido de las tropas estadounidenses de Afganistán crearía “un vacío” que aprovecharían los terroristas.

“Las consecuencias de una salida rápida son predecibles e inaceptables”, señaló en una declaración a la nación desde la base de Fort Myer.

“El pueblo estadounidense está cansado de guerras sin victoria (…) y comparto la frustración” con “la guerra más larga de la historia” del país, la de Afganistán, afirmó Trump.

“Una retirada apresurada crearía un vacío que terroristas, incluido el Estado Islámico y Al Qaida, llenarían instantáneamente, como sucedió antes del 11 de septiembre” de 2001, agregó.

EEUU AFGANISTÁN (2)

Miembros del Ejército estadounidense escuchan al presidente Donald Trump el lunes 21 de agosto de 2017 desde la base militar de Fort Myer, en Arlington, Virginia.

MARK WILSON / POOL EFE

El secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que Estados Unidos y sus aliados están dispuestos a aumentar sus tropas en Afganistán.

“Consultaré con el secretario general de la OTAN y nuestros aliados, muchos de los cuales ya se han comprometido a aumentar el número de soldados desplegados”, afirmó en un comunicado el jefe del Pentágono, dando a entender que Estados Unidos aplicará esta medida.

Durante su alocución a la nación desde la base militar de Fort Myer, Trump se negó a entrar en detalles sobre el posible envío de más tropas.

El presidente no anunció un aumento de tropas en Afganistán, tal y como se esperaba, y dijo que prefiere guardar en secreto ciertos elementos de su nueva táctica.

“No podemos seguir en silencio sobre el refugio paquistaní para organizaciones terroristas, los talibanes, y otros grupos que plantean una amenaza a la región y más allá”, insistió Trump sobre Islamabad, que en su opinión fue “un socio válido en el pasado”.

El presidente advirtió que Estados Unidos no tolerará más que Pakistán sea “un refugio” para extremistas.

“Pakistán tiene mucho que ganar si colabora con nuestros esfuerzos en Afganistán”, afirmó. Pero “tiene mucho que perder si sigue acogiendo a criminales y terroristas”.

Yendo un paso más allá, Trump dio a entender que la ayuda militar que da Pakistán –que comparte una larga frontera con Afganistán– está en riesgo si no pone un freno a los extremistas.

“Hemos pagado a Pakistán billones y billones de dólares, al mismo tiempo que acogen a los mismos terroristas contra los que luchamos”, precisó.

“Esto tiene que cambiar y cambiará inmediatamente”, prometió. “Es hora de que Pakistán se dedique al orden y a la paz”.

“El gobierno de Afganistán debe asumir su parte de la carga militar, política y económica. El pueblo estadounidense espera ver reformas reales, avances reales y resultados reales. Nuestra paciencia no es ilimitada, y mantendremos los ojos abiertos”, subrayó el mandatario.

Trump se mostró abierto a la posibilidad de un acuerdo político con los talibanes que resuelva la larga guerra en Afganistán, y su secretario de Estado, Rex Tillerson, afirmó apoyar conversaciones entre ese grupo y el gobierno afgano “sin condiciones previas”.

“Quizá será posible tener acuerdos políticos que incluyan elementos de los talibanes”, dijo Trump.

Trump se comprometió a proteger “las vidas estadounidenses y los intereses estadounidenses” al continuar con una guerra en la que Estados Unidos lleva ya casi 16 años implicado, y donde hay ahora 8,400 soldados estadounidenses.

El mandatario aseguró que Estados Unidos “seguirá apoyando al gobierno afgano y a los militares afganos mientras enfrentan a los talibanes”.

“En último término, depende del pueblo de Afganistán tomar las riendas de su futuro, gobernar su sociedad y lograr una paz duradera. Somos un socio y un amigo, pero no dictaremos al pueblo afgano cómo vivir o cómo gobernar su compleja sociedad”, afirmó Trump.

“No vamos a volver a construir naciones. Vamos a matar terroristas”, zanjó.

Loading...