Trump considera volver al Acuerdo de Asociación Comercial Transpacífico

10

El presidente Donald Trump está considerando reincorporar EE.UU. al Acuerdo de Asociación Transpacífico, conocido por sus siglas en inglés TPP, informaron el jueves senadores de estados agrícolas que se reunieron con el mandatario en la Casa Blanca.

“Definitivamente, el gran titular que sale de esta reunión es que el presidente dijo que ordenó a Larry Kudlow y al embajador (Bob) Lighthizer para considerar el reingreso a las negociaciones del TPP”, dijo el senador Ben Sasse, republicano por Nebraska.

Trump retiró a EE.UU. del acuerdo comercial de 11 naciones, en enero pasado. La Casa Blanca intenta encontrar formas de proteger el sector agrícola, que podría verse gravemente perjudicado por las políticas comerciales del presidente.

Larry Kudlow, asesor económico de la Casa Blanca. Abril, 12 de 2018.

Pat Roberts, republicano por Kentucky y presidente del Cómité de Agricultura en el Senado, calificó la decisión de Trump sobre el TPP como “una buena noticia” para el sector agrícola del país. Dijo que Kudlow, principal asesor económico del presidente y Lighthizer el representante comercial de EE.UU. estarán en contacto con los comités agrícolas de las dos Cámaras del Congreso.

Trump por mucho tiempo criticó el TPP al igual que otros pactos comerciales multinacionales de EE.UU., afirmando que prefiere negociar acuerdos comerciales individuales con cada país, lo que en su opinión da Estados Unidos una mejor influencia sobre sus socios comerciales.

Pero el riesgo de una creciente guerra comercial con China ha generado preocupación en granjeros y ganaderos estadounidenses, que exportan muchos de sus productos.

Robert Lighthizer, representante comercial de EE.UU. Abril 12 de 2018.
Robert Lighthizer, representante comercial de EE.UU. Abril 12 de 2018.

La senadora Deb Fischer, republicana por Nebraska, también elogió la directiva presidencial, indicando que en momentos que los productores agrícolas están viendo un ciclo descendente, ellos podrán regresar a sus estados e informar a la gente que la prioridad del Presidente son las exportaciones, “y eso tendrá un efecto muy positivo sobre mucha de la incertidumbre que existe”.

China ha respondido a la amenaza de Trump de aplicar aranceles a productos chinos por un valor de hasta $ 150 mil millones, anunciado que aplicaría sus propios aranceles a la carne de cerdo estadounidense, la soja, el sorgo, el maíz y la carne.

Esos productos constituyen el principal ingreso de los estados centrales de EE.UU., que conforman el sector agrícola del país, y que ayudaron a enviar a Trump a la Casa Blanca.

El senador John Hoeven, republicano por Dakota del Norte, dijo que se discutió la necesidad del libre comercio y el comercio justo, así como la apertura de mercados y la manera de lograrlo. Una de las sugerencias fue hablar con los demás países que forman parte del TPP para negociar un mayor acceso a los mercados, haciendo más intercambios entre los miembros para presionar a China a que juegue limpio.

El senador John Thune, republicano por Dakota del Sur, escucha al presidente Donald Trump durante una reunión con gobernadores y legisladores de estados agrícolas en la Casa Blanca. Abril 12 de 2018.
El senador John Thune, republicano por Dakota del Sur, escucha al presidente Donald Trump durante una reunión con gobernadores y legisladores de estados agrícolas en la Casa Blanca. Abril 12 de 2018.

“Una guerra comercial con China podría ser particularmente devastadora para las economías rurales, especialmente para los porcicultores y los productores de soja y maíz”, explica The New York Times, indicando que casi dos tercios de las exportaciones de soja de los Estados Unidos van a China.

La administración Trump, dice el diario, había ordenado al Departamento de Agricultura crear un programa para ayudar a los agricultores que podrían ser afectados por los aranceles chinos, y asesores comerciales en el Departamento sugirieron usar un programa llamado Commodity Credit Corporation, para potencialmente comprar miles de millones de dólares en cosechas.

Pero el programa sería demasiado costoso y requeriría mucho tiempo implementarlo, en momentos que el déficit nacional sigue aumentando.

Muchos expertos agrícolas sostienen que lo más fácil es evitar la guerra comercial con China, mientras economistas afirman que la mejor forma de combatir el crecimiento de China y presionarle a abrir sus mercados es a través de acuerdos multilaterales como el Acuerdo de Asociación Transpacífico, que establece términos comerciales favorables para sus integrantes.