Trump descarta salida apresurada de Afganistán

El presidente Donald Trump descartó una salida rápida de Afganistán y en cambio prometió pelear en esa región “para ganar”.

Durante un discurso a la nación desde Fort Myer, en las afueras de Washington, D.C., el lunes por la noche, el presidente delineó su nueva estrategia para la guerra más larga en la historia de Estados Unidos.

“Las consecuencias de una salida apresurada son predecibles e inaceptables”, dijo, advirtiendo que crearían un vacío “que llenarían instantáneamente el Talibán y ISIS”.

Trump aseguró compartir la frustración de los estadounidenses con respecto a la guerra en Afganistán y dijo que su primer instinto había sido sacar las tropas, pero cambió esa opinión, luego de revisar y estudiar el tema “desde cualquier ángulo concebible”.

El mandatario remarcó que en su nueva estrategia no se hablará de número de tropas y que las decisiones serán tomadas en bases a las condiciones en el campo de batalla y no siguiendo hojas de ruta.

“No voy a decir cuándo atacaremos, pero vamos a atacar”, prometió. En cambio ofreció una “clara definición” de la victoria.

“De ahora en adelante, la victoria tendrá una definición clara: atacar a nuestros enemigos, borrar a Isis, aplastar a al-Qaeda, evitar que el Talibán se apodere del país, y detener los ataques terroristas en masa contra los estadounidenses antes de que aparezcan”.

“Necesitamos un resultado honorable y duradero” en Afganistán, agregó. Pero también insistió en que Estados Unidos no dará un “cheque en blanco” ni tiene como objetivo “reconstruir naciones”.

“Vamos a matar terroristas”, sentenció.

Y tal como lo prometió, el presidente no especificó cuántos soldados estadounidenses más serán enviados a Afganistán, pero algunos funcionarios en el Congreso dijeron que serán unos 4.000 más.

Loading...