Inicio EEUU Trump insta al Senado avanzar con propuesta de salud

Trump insta al Senado avanzar con propuesta de salud

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhortó el lunes al Congreso controlado por los republicanos a reformar la combatida ley de salud del ex presidente Barack Obama antes del largo receso legislativo del verano en agosto, pero los legisladores no han acordado cómo derogarla o reemplazarla.

“¡No puedo me imaginar que el Congreso se atreva a irse de Washington sin un nuevo y hermoso proyecto de ley de salud aprobado y listo para comenzar!”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

Agregó que antes de ser presidente escuchó los llamados republicanos para deshacerse de la ley de Obama, comúnmente conocida como Obamacare. “¡Ahora finalmente tienen su oportunidad!”, dijo.

Pero los legisladores republicanos siguen divididos sobre los detalles de cualquier medida de reemplazo, lo que deja en duda el esfuerzo de derogación ya que las encuestas nacionales muestran poco apoyo a las propuestas republicanas.

La mayoría de los caucus republicanos en el Senado se reunirán el martes para tratar de llegar a un consenso.

Algunos senadores quieren eliminar lo más posible la ley de Obama, mientras que otros buscan preservar partes populares de la misma, incluyendo el financiamiento de seguros para los estadounidenses más pobres.

El domingo, un legislador clave, el senador John McCain, dijo a CBS, “Mi opinión es que probablemente va a morir”.

Los republicanos han hecho campaña durante siete años para revocar la ley de 2010, aprobada entonces sin un solo voto republicano. Pero incluso con el control republicano en la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso, los legisladores del partido no han logrado de ponerse de acuerdo sobre cómo cambiarla.

El domingo, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, dijo a Fox News: “El presidente espera que el Senado cumpla con las promesas que hizo al pueblo estadounidense”.

La Cámara de Representantes aprobó por estrecho margen la derogación de la legislación en mayo. Trump inicialmente aplaudió la aprobación de ese proyecto de ley en una declaración en la Casa Blanca, pero desde entonces lo ha llamado “malo” y presionó al Senado para aprobar una revisión con “corazón”. Los principales funcionarios del gobierno de Trump han estado presionando a los legisladores que se han opuesto a la derogación.

Los republicanos tienen una mayoría de 52-48 en el Senado, lo que les da poco espacio para que disidentes se opongan a la derogación, ya que todos los demócratas dicen que votarán en contra de la revisión. Si la votación sobre termina en un empate 50-50, el vicepresidente Mike Pence emitiría el voto decisivo a favor de la derogación.

Pero varios legisladores republicanos han expresado cada vez más dudas sobre las propuestas de su partido, y algunos temen que podría recortar el seguro médico a millones de personas, especialmente reduciendo la cobertura del programa de salud del gobierno para los estadounidenses más pobres conocido como Medicaid.

A otros les preocupa que la revisión propuesta pueda eliminar la cobertura de seguro de salud para los pacientes con condiciones médicas preexistentes.

Una evaluación independiente del plan del Senado, hecha por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO por sus siglas en inglés), dijo que 22 millones de personas perderían el seguro para ayudar a pagar sus facturas médicas durante la próxima década, en comparación con la cobertura bajo Obamacare.

La CBO está evaluando varias otras propuestas republicanas para determinar cómo podrían afectar el número de personas cubiertas y cuánto tendrían que pagar por seguro en el próximo año.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo la semana pasada que si su partido no puede aprobar la ley de revocación, los republicanos tendrían que unirse a los demócratas para renovar Obamacare a fin de apuntalar la vacilante cobertura de seguros en algunos estados, un esfuerzo bipartidista al que hasta ahora se han opuesto.

Algunos legisladores conservadores prefieren abrogar toda la ley, sin adoptar de inmediato un plan de reemplazo. No se espera votación sobre el esfuerzo de revocación republicano esta semana, pero podría ocurrir la próxima semana mientras el Congreso se acerca al receso de agosto.