Trump publica documentos sobre asesinato de JFK, retiene otros

El presidente Donald Trump bloqueó la publicación de cientos de archivos sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy, cediendo a las apelaciones de la CIA y el FBI, mientras que los Archivos Nacionales publicaron el jueves por la noche un buen número de otros.

“No tengo otra opción”, dijo Trump en un memorando, citando ”daño potencialmente irreversible” a la seguridad nacional si permitiera que todos los archivos se publicaran ahora. El mandatario colocó esos archivos bajo una revisión de seis meses y dejó que salieran a la luz otros 2.800, justo cuando se vencía la fecha límite para cumplir con una ley que exige su publicación.

Más tarde en la noche, los Archivos publicaron en línea los documentos aprobados.

Funcionarios dicen que Trump dirá a las agencias federales que “solo en los casos más excepcionales” deberían los archivos de JFK permanecer en secreto después de la revisión de seis meses.

A pesar de tener meses para prepararse para las divulgaciones establecidas en el calendario durante 25 años, la decisión de Trumps se definió tras un debate de último minuto con las agencias de inteligencia _ una pelea que el presidente prolongó pidiendo aún más revisión.

Gran parte del jueves transcurrió sin que la Casa Blanca o los Archivos Nacionales dijeran nada, ni aclararan cómo el gobierno cumpliría una ley que exige que los archivos se publiquen al final del día, a menos que Trump haya sido persuadido por las agencias de inteligencia de no divulgar algunos.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el FBI y la CIA hicieron la mayoría de las solicitudes entre las agencias del gobierno para retener información.

No se esperaban grandes descubrimientos en el último grupo de documentos secretos divulgados sobre el asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963, dado un comunicado emitido hace meses por los Archivos Nacionales, el cual suponía que los archivos -que estaban siendo preparados- serían “tangenciales” (que solo estan parcial y no directamente relacionadas) a lo que se conoce del asesinato.

Pero para los historiadores, es una oportunidad de responder preguntas persistentes, poner fin a teorías de conspiración infundadas, tal vez dar vida a otras teorías, o nada de eso, si el material agrega poco al lo que se conoce.

Los investigadores se sintieron frustrados por la incertidumbre que rodeó la publicación de los documentos durante gran parte del día.

“El gobierno ha tenido 25 años -con una fecha final conocida- para preparar los #archivosJFK para su publicación”, tuiteó el historiador Larry Sabato de la Universidad de Virginia en la tarde. “La fecha límite está aquí. Caos.”

Cuando se le preguntó a qué se refería, Sabato envió un correo electrónico para decir: “Se dieron señales contradictorias durante todo el día. Los tuits de Trump nos llevaron a creer que la divulgación estaba lista. Todo el mundo fuera del gobierno estaba listo para moverse rápidamente ”.

Trump ordenó a las agencias que han propuesto la retención de material relacionado con el asesinato que informen al archivista antes del 12 de marzo sobre qué información específica en los documentos cumple con el estándar de secreto continuado.

Ese estándar incluye detalles que podrían causar “daño a la defensa militar, operaciones de inteligencia, aplicación de la ley o conducta de relaciones exteriores”, escribió Trump en su orden. El archivista tendrá dos semanas para decirle a Trump si esas recomendaciones validan el mantenimiento de la información retenida en secreto después del 26 de abril.

Los expertos dicen que la publicación del último grupo de evidencias podría ayudar a disipar las sospechas de una conspiración, al menos para algunos.

“Mientras el gobierno retenga documentos como estos, despertará la sospecha de que hay algo grande por allí sobre el asesinato de Kennedy”, dijo Patrick Maney, un historiador presidencial en el Boston College.

Pero la retención adicional de miles de páginas de material aparentemente confidencial significa que el archivo completo aún se mantendrá fuera del público durante al menos seis meses _ y más si las agencias presentan un caso suficientemente persuasivo para mantener el secreto.

La colección incluye más de 3,100 documentos _ que comprenden cientos de miles de páginas _ que nunca han sido vistas por el público. Cerca de 30,000 documentos fueron lanzados previamente _ con redacciones.

Independientemente de los detalles que se publiquen, no se espera que den una respuesta definitiva a una pregunta que aún persiste para algunos: si alguien más que Lee Harvey Oswald estuvo involucrado en el asesinato.

La Comisión Warren en 1964 informó que Oswald había sido el único pistolero, y otra investigación del Congreso en 1979 no encontró pruebas para apoyar la teoría de que la CIA había estado involucrada. Pero otras interpretaciones, algunas más creativas que otras, han persistido.

La ley de 1992 que ordena la publicación de los documentos de JFK establece que todos los archivos “se divulgarán públicamente en su totalidad” dentro de 25 años _ eso significaba el jueves _ a menos que el presidente certificara que “la continuación del aplazamiento es necesaria por un daño identificable a la defensa militar; operaciones de inteligencia, cumplimiento de la ley o conducta de relaciones exteriores”.

Eso no le permite al presidente, por ejemplo, retener algunos archivos porque podrían avergonzar a agencias o personas.

“En cualquier lanzamiento de este tamaño, siempre hay detalles embarazosos”, dijo Douglas Brinkley, profesor de la Universidad Rice.

La ley no especifica sanciones por incumplimiento, diciendo solamente que los comités de la Cámara y el Senado son responsables de la colección.

Loading...