Trump se enfrenta a la investigación sobre su asesor en Seguridad Nacional

10

El presidente de EEUU Donald Trump se enfrenta en los últimos días a la investigación y las sospechas sobre su consejero especial en el Consejo de Seguridad Nacional, el teniente Michael Flynn, uno de los hombres más próximos a Trump. Flynn tiene una enorme influencia desde su puesto de asesor especial en asuntos del Pentágono, el Departamento de Estado y la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Según varias informaciones de diferentes medios de comunicación, el asesor presidencial habría mantenido una conversación telefónica con Moscú, antes de ser confirmado en su cargo. Al parecer, y según varios rotativos, entre los que se encuentra ‘The New York Times’, o el ‘Washington Post’, Flynn ha estado involucrado en conversaciones con un diplomático ruso, el embajador Sergey Kislyak, sobre las sanciones de EEUU a Rusia antes de que Donald Trump llegara a la Casa Blanca. La grabación, que publicó inicialmente ‘The Washington Post’, contradijo las negativas de Fynn sobre el asunto y las realizadas por el vicepresidente Mike Pence durante una entrevista. Fynn, inicialmente negaba la conversación para decir ahora que no recuerda si lo hizo o no. Aunque desde el Kremlin se ha negado la conversación, varios congresistas demócratas han pedido una investigación formal al asesor presidencial. No obstante, y según el New York Times, hay trascripciones de al menos una conversación telefónica que han registrado las agencias de inteligencia estadounidenses.

Desde Washington se evita el pronunciamiento sobre si el presidente mantiene su confianza en Michael Flynn. De hecho, el asesor de Trump, Stephen Miller, que compareció el domingo ante los medios de comunicación, se limitó a afirmar que no le correspondería a él ofrecer una opinión sobre un asunto “sensible”. “No me corresponde decires qué hay en la mente del presidente”, dijo

a la cadena de televisión ABC. “Esa es una pregunta para el presidente” aseveró ante la interpelación sobre si Donald Trump mantenía su confianza en Flynn. Sin embargo, la Casa Blanca, a través de un comunicado, indicaba el viernes que el presidente tenía absoluta confianza en su asesor de Seguridad Nacional, si bien ha guardado silencio desde entonces. Según publicaciones del ‘New York Times, la supervivencia de Fynn en el Consejo de Seguridad Nacional pende de un hilo si se demuestra que mintió, no sólo en sus declaraciones previas, sino también al vicepresidente. Para Chris Christie, que encabezó la planificación durante la transición de la administración Trump y es gobernador de Nueva Jersey, Fynn debería explicar sus declaraciones contradictorias tanto a Trump como a Pence. Precisamente, Christie ha declarado a la CNN que Flynn va a necesitar una conversación con Trump y con el vicepresidente “para aclararlo, de manera que la Casa Blanca pueda estar segura de qué pasó con total precisión”. “El general Fynn ha asegurado hasta ahora que él no dijo nada semejante al embajador ruso. Creo que ahora afirma que no recuerda si lo hizo o no”, ha recalcado el gobernador de Nueva Jersey en declaraciones a la CNN a la vez que manifestaba que era necesaria la conversación entre Flynn y el presidente para aclarar la cuestión.

La polémica del veto migratorio de Trump

Las investigaciones sobre Flynn no son la única piedra en el zapato del presidente Trump en los últimos días. La Fiscalía de Washington podría llamar a declarar a oficiales de la Casa Blanca si persisten en su intención de actuar contra la anulación del veto migratorio de Donald Trump. El fiscal Bob Ferguson ha explicado en declaraciones a la cadena ‘ABC’ que utilizará “todas las herramientas que tenga a mi disposición para mantener la anulación” porque considera que se trata de una medida discriminatoria que atenta contra los derechos humanos. Anteriormente, y en declaraciones a la misma cadena, Stephen Miller, asesor personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificaba la anulación como “una usurpación de poder” y aseguraba que los poderes presidenciales en este ámbito son “incuestionables”. Miller, uno de los miembros del ‘núcleo duro’ de la administración Trump junto al jefe de Estrategia Steve Bannon, ha criticado duramente la decisión del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, del que aseguró que “se distingue por tener a sus espaldas una larga historia de meterse donde no le llaman”. “En este país hay una igualdad de poderes. En este país no existe la supremacía judicial”, ha añadido Miller. Miller, que fue asesor del controvertido senador por Alabama Jeff Session y ahora Fiscal General de Estados Unidos, se postula como una de las figuras más incluyentes en el núcleo más próximo a Trump. Desde su posición no ha dudado en arremeter contra los medios de comunicación, situándolos como “nuestros adversarios”. Stephen Miller, para denunciar la interposición de los jueces federales en el camino del polémico veto contra la prohibición de viajar de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, ha dicho que “nuestros adversarios, los medios de comunicación y todo el mundo, verán pronto cómo comenzamos a tomar nuestras medidas, que los poderes del presidente para proteger nuestro país son muy importantes

y no serán cuestionados. Al mismo tiempo, Miller anunciaba que la Casa Blanca contempla nuevas medidas ejecutivas en materia migratoria .

El polémico veto migratorio, que Trump firmó el pasado 27 de enero y que se ha paralizado por el juez federal James Robart, no es el único enfrentamiento del presidente estadounidense en política de inmigración. El otro frente abierto en este sentido es con México, después de que Trump anunciara la construcción del polémico muro fronterizo con su vecino del Sur. El domingo, decenas de miles de personas se manifestaron en la capital mexicana y en veinte ciudades del país contra la política migratoria del dirigente estadounidense. Bajo la consigna #VibraMéxico, los ciudadanos del país acteca se han unido para protestar contra Trump y exigir a su presidente, Enrique Peña Nieto, que les defienda. En la marcha de Ciudad de México, que ha concluido en el Angel de la Independencia con la entonación del himno mexicano, ha servido para exigir respeto a la soberanía nacional. En las pancartas se podían leer lemas como “Mexicanos exigimos respeto” o “Queremos puentes, no muros”, en referencia al muro fronterizo prometido por Trump. La movilización ha estado convocada por Mexicanos Primero, Causa en Común o la Universidad Autónoma de México (UNAM). Desde un principio los organizadores subrayaron que no se trataba de una marcha ni a favor ni en contra del Gobierno federal. No obstante, además de las críticas contra Trump, también se han coreado consignas contra Peña Nieto por parte de los manifestantes. La comunidad latina vive desde hace días en un estado de absoluto terror. Se suceden las redadas en todo el país después de que la administración Trump estableciera como una de sus prioridades la deportación de cerca de 8 millones de inmigrantes ilegales, en paro o con algún problema legal.

Ep