Una bancarrota deja a las novias sin vestido, pero otras mujeres salen en su ayuda

Después de varios días de silencio, la firma estadounidense de trajes de novia Alfred Angelo ha pedido disculpas a las mujeres a las que de la noche a la mañana dejó sin galas para sus bodas, en cuya ayuda han salido ya otras mujeres.

Cuando nadie se lo esperaba, Alfred Angelo, una empresa fundada en los años 30, con sede en Delray Beach y que llegó a tener más de 60 tiendas repartidas por EEUU, cerró todos sus negocios el pasado 13 de julio y presentó una declaración de quiebra el 14.

Muchas novias (nadie se atreve a dar una cifra) que habían encargado e incluso pagado a Alfred Angelo el vestido para el gran día de sus vidas quedaron con novio pero en el “limbo” en lo que se refiere a vestuario nupcial.

Hasta ahora lo único que las “novias en estado de pánico”, como las han calificado en los diarios de EEUU, encontraban al llegar a la tienda donde encargaron su vestido era en el mejor de los casos un cartel con el correo electrónico de una persona responsable.

Pero hoy, por fin, apareció en la web oficial de la firma una explicación, aunque es difícil que sirva de consuelo a las afligidas “víctimas de Alfred Angelo”, como las llaman en las redes sociales.

“Pedimos disculpas por las molestias y las tribulaciones resultantes de este hecho (la quiebra). Agradecemos su paciencia”.

Con esas palabras finaliza un comunicado de Alfred Angelo, el único contenido disponible en la otrora completa web de la firma de Delray Beach, que mantiene, sin embargo, su cuenta de Twitter llena de imágenes de novias radiantes y sonrientes luciendo sus modelos.

En el texto se pide a las personas que quieran ser contactadas en relación con su encargo, “una vez que la información esté disponible”, que envíen un correo a la dirección del fideicomiso creado tras la quiebra.

“Cómo se atreve #alfredangelo a arruinar tantas vidas de novias! Espero que todos los abogados del mundo se unan contra ellos y les pateen el trasero”, escribió una ofendida “Christina” en Twitter el día en que las tiendas de la firma cerraron.

Otra usuaria de Twitter, Sammy Jade, escribió que decir que Alfred Angelo le rompió el corazón no le hace justicia a lo que siente y que solo espera “encontrar un vestido mejor” que el que encargó.

Los comentarios para afear a Alfred Angelo por su conducta han inundado las redes sociales, donde también es visible una ola de solidaridad con las damnificadas.

Otras mujeres les están ofreciendo sus propios trajes de novia, y prácticamente gratis.

“Si eres una cliente de #AlfredAngelo que se está rompiendo la cabeza en busca de un vestido, te puedo enviar mi traje Cinderella (Cenicienta) talla 18. Envíame un mensaje directo”, escribió Ishita, una de las “hadas” de las damnificadas.

Si puedes enviar una prueba que demuestre que eres una de las afectadas, te daré mi vestido gratis. Solo necesita una limpieza y ser enviado, escribió Cassandra,

Con la etiqueta #AlfredAngelo se puede consultar en Twitter una verdadera lista de modelos de variados estilos y tallas con fotografías e información detallada sobre el estado de la prenda, que en la mayoría de los casos se ofrece gratis, salvo el coste del envío o la tintorería.

Otras firmas del sector de novias han ofrecido descuentos a las mujeres que se quedaron sin vestido para ir al altar.

Hasta el New York Times se ha ocupado del caso de Alfred Angelo. Según el diario, la compañía puso al descubierto al presentar la quiebra que no tenía más que $50,000 en activos y en cambio debía $50 millones.

Loading...