Una médico negra acusa a Delta de “flagrante discriminación” en una emergencia en vuelo

Una médica negra de Estados Unidos ha acusado a la compañía aérea Delta Airlines de “flagrante discriminación” después de que una azafata de un vuelo de Detroit a Minneapolis rechazara su ayuda durante una emergencia en vuelo. La doctora Tamika Cross, residente de obstetricia y ginecología en la Universidad de Houston (Texas), ha narrado en una entrada de Facebook su experiencia en el vuelo DL945, en la que muestra su frustración por la “falta de respeto” que supuso el que se le negara la posibilidad de ayudar a un enfermo por motivos de “raza, edad, y discriminación de género”, según alega.

“Estoy seguro de que muchos de mis compañeros de trabajo jóvenes y las mujeres trabajadoras de color entenderán mi frustración y que esté enferma por esta falta de respeto”, dice Cross al iniciar su narración. Los hechos comenzaron cuando un hombre sentado dos filas delante de ella en el avión comenzó a sentirse mal y su esposa gritaba pidiendo ayuda. La azafata preguntó entonces si había un médico a bordo.

Tamika Cross, en una foto de su Facebook.
Tamika Cross, en una foto de su Facebook.

La doctora asegura que en ese momento se puso “en modo médico” e intentó prestar ayuda. Por eso levanto la mano para llamar la atención del personal de vuelo. Fue entonces cuando la azafata le contestó: “Oh no, cariño, baje la mano, estamos buscando médicos reales, enfermeras o algún tipo de personal médico, así que no tenemos tiempo para hablar con usted”.

“Yo traté de decirle que era médico”, explica Cross, “pero me cortó”. Inmediatamente, se produjo una nueva llamada por los altavoces. Y la doctora volvió a ofrecerse. “¿Eres médico de verdad? Déjame ver tus credenciales. ¿Qué clase de médico es usted, dónde trabajas, por qué estabas en Detroit?”, preguntó la asistente de vuelo. Y el hombre seguía enfermo.

La médica se identificó y dio todas las explicaciones, como que había ido a una boda en Detroit. Pero en ese momento, “un hombre blanco se acercó y dijo que también era médico”. La azafata volvió a dirigirse a Cross: “Gracias por ofrecerse, pero ya nos puede ayudar él”.

El relato de la doctora se incendia. “Él no le ha mostrado nada, acaba de aparecer, pero encaja en la descripción de un doctor. Me quedo sentada. Alucinante. La sangre hirviendo. Ahora, gracias a dios, el hombre [enfermo] responde a preguntas. Está aparentemente mejor”. Cuando la situación parece salvada, la azafata le pide consulta: “Entonces viene esta vaca [se refiere a la azafata como heifer, en el original] y tiene el descaro de pedirme mi opinión diez minutos más tarde”.

La azafata finalmente se disculpó y le ofreció darle millas de vuelo gratis [skymiles]. “Yo las rechacé amablemente. No quiero skymiles a cambio de esta flagrante discriminación. Esto va más allá de ella. Si esto va de raza, edad, discriminación de género, no es justo. Que no se salga con la suya. Y, además, voy a tener mis skymiles”. Cross ha estudiado en la Universidad de Michigan, en el  Meharry Medical College