La empatía en la tríada oscura

Teherán se hunde