Inicio Intelectualidad A los bosques les cuesta cada vez más recuperarse de los desastres

A los bosques les cuesta cada vez más recuperarse de los desastres

Con el calentamiento del planeta, los bosques de todo el mundo son cada vez menos resilientes y más vulnerables a las perturbaciones. Según un estudio publicado el 13 de julio en Nature, eso es especialmente cierto en el caso de los ecosistemas de las zonas tropicales, templadas y áridas del mundo. Cuando un bosque pierde resiliencia, su capacidad de recuperarse de los incendios, sequías, talas y otras perturbaciones va menguando gradualmente. Algunos bosques alcanzan un punto de inflexión, un umbral a partir del cual empezarán a sufrir un rápido declive.

Según diversos estudios, pasado ese punto, es muy posible que el bosque ya no sea capaz de recuperarse. En lugar de eso, se transformará en un ecosistema completamente diferente, como una pradera o una sabana.

Durante los últimos años, la ciencia climática ha utilizado con frecuencia el concepto de punto de inflexión de los bosques. La inmensa pluviselva tropical amazónica es uno de los principales temas de preocupación. Algunas zonas muy amplias del Amazonas ya sufren los efectos de la deforestación a largo plazo. Muchos científicos piensan que el cambio climático está empeorando las cosas. La reducción de las precipitaciones, el aumento de las sequías y los incendios forestales devastadores están haciendo mella en la emblemática pluviselva tropical.

Algunos modelos sugieren que el calentamiento del planeta, unido a la deforestación y a otras perturbaciones provocadas por los humanos, harán que el Amazonas alcance un punto de no retorno. Una vez superado ese umbral, el ecosistema entraría en una espiral imparable de decadencia, y acabaría siendo una sabana herbácea.

Se ha debatido mucho sobre dónde situar ese punto de inflexión. Un informe reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), en el que se resumen todas las novedades de la ciencia climática de todo el mundo, señala que el Amazonas alcanzaría un punto de inflexión antes de que acabe este siglo. Pero también recalca que existen muchas dudas e incertezas al respecto.

Poco después de que se hiciera público el informe del IPCC, apareció publicado un sorprendente estudio en Nature Climate Change que advertía de la pérdida de resiliencia del Amazonas desde hacía un par de décadas. Eso significaría que ya se está acercando a su supuesto punto de inflexión, aunque los autores del estudio recalcan que, si se toman medidas inmediatas para proteger la pluviselva tropical y frenar el cambio climático, la situación se podría revertir.

Un problema mundial

A los científicos también les preocupa el resto del mundo. El estudio del mes de julio se centra en bosques de todo el planeta, desde los cálidos trópicos a los bosques boreales del norte de Canadá y Rusia.

Dirigido por Giovanni Forzieri, de la Universidad de Florencia, el equipo de investigadores utilizó técnicas de aprendizaje automático para analizar 20 años de datos sobre la vegetación mundial, desde 2000 hasta 2020. También analizaron datos obtenidos por satélites sobre la productividad de los ecosistemas (un indicador de la salud de los árboles) para evaluar la rapidez y la facilidad con la que los bosques se recuperan de las perturbaciones.

Curiosamente, observaron que la resiliencia de muchos bosques boreales septentrionales está aumentando. Creen que, en estas regiones, el calentamiento y los índices cada vez mayores de dióxido de carbono pueden compensar otros efectos negativos del cambio climático, al menos por ahora.

Aun así, muchas zonas de los bosques boreales van perdiendo resiliencia, por ejemplo, en algunas partes de Rusia central y el Oeste de Canadá.

Fuera de esas regiones, miremos donde miremos, el panorama es desolador. A los bosques de las regiones tropicales, templadas y áridas del mundo les cuesta cada vez más recuperarse de una catástrofe.

La resiliencia inicial de los bosques que no están gestionados o cultivados por el hombre suele ser mayor. Aun así, tanto esos bosques intactos como los gestionados están perdiendo su resiliencia a un ritmo similar.

Eso hace pensar a los científicos que el declive de la resistencia de los bosques no tiene que ver con la intervención humana. Es muy posible que la causa sea el cambio climático.

Chelsey Harvey

Reimpreso de E&E News con permiso de POLITICO, LLC. Copyright 2022. E&E News proporciona noticias esenciales a los profesionales de la energía y el medio ambiente.

Referencia: «Emerging signals of declining forest resilience under climate change». Giovanni Forzieri et al. en Nature, 13 de julio de 2022.

Publicidad