Inicio Intelectualidad Albert Boadella lleva al teatro la «intimidad» de Juan Carlos I: «El...

Albert Boadella lleva al teatro la «intimidad» de Juan Carlos I: «El Rey emérito no puede morir fuera de España»

    MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) –

   Albert Boadella ha trasladado al Teatro Infanta Isabel (Madrid) la «esencia e intimidad» del Rey Juan Carlos I en la obra ‘El rey que fue’, en la que se recogen referencias reales al Rey emérito y que muestra su parte más «humana», además de darle la oportunidad de «defenderse», a partir de este miércoles y hasta el próximo 31 de marzo.

   «El Rey emérito no puede morir fuera de España porque sería una mancha que caería sobre la monarquía actual«, ha asegurado Boadella al ser preguntado acerca de si el Rey Juan Carlos I debe regresar a España.

   El dramaturgo intuye que el Rey Felipe VI desea que la situación de su padre se solucione «lo antes posible» y recalca que Juan Carlos I ha sido «el Rey más relevante de muchos años de la historia de España». «Juan Carlos I representa un hecho histórico importantísimo, como pasar de una dictadura a una democracia«, comenta Boadella, antes de reconocer que ha tenido actuaciones que han causado «sorpresa» y agrega que el «peso de la dinastía» es un atenuante para las cosas que hace la realeza.

    «Hay una cosa que la obra refleja bien, que es esta situación que cae encima de estas personas del mundo monárquico, que es aguantar, la herencia, el peso de la dinastía. Esto es tremendo. Siempre pongo un ejemplo, para la gente que ahora puede hacer lo que quiere en su vida, la puede determinar como le guste, tenemos una princesa, la Princesa Leonor, que su futuro está marcado como no hay ningún español que lo tenga marcado. Tiene casi la agenda hecha y no tiene retroceso posible. Eso es de una dureza tremenda que marca la vida de una forma tremenda», ha explicado.

   Preguntado por la actual vida del Rey emérito en Abu Dabi, Boadella lamenta que sea la de un «exiliado», lo que despierta al dramaturgo una «enorme tristeza», y piensa que Juan Carlos I cree que España no le ha pagado muy bien. «Ha tenido que salir de su país y él pensará que fue él quien llevó la libertad a los españoles y quien tuvo unas palabras decisivas ante una posibilidad de un golpe de Estado (23-F). Creerá que España no le ha pagado muy bien, aunque él se haya cobrado una parte material del asunto, pero la parte moral será muy dura para él».

BOADELLA DESACONSEJA AL REY EL VISIONADO DE LA OBRA

   Boadella codirige esta obra junto a Ramón Fontserè, quien interpreta al Rey Juan Carlos I. Ambos dirigen al elenco de Els Joglars. La acción se sitúa en 2023, en el Golfo Pérsico y trata sobre la vida del Rey emérito Juan Carlos I y de los últimos 50 años en España.

   Los directores explican que algunos pasajes de la obra son comentarios o vivencias del propio Rey emérito. «Hay una escena en una goleta por el Golfo Pérsico donde Juan Carlos I hace una paella. Hasta ahora, esto no ha pasado, pero sí que ha hecho paellas en Abu Dabi, y además se ha quejado de que no había azafrán«, ha comentado Boadella, que destaca que se verán escenas de cómo se comporta el Rey «cuando le gusta una señora». «Son cosas que normalmente el espectador no lo ve porque forma parte de su intimidad y aquí se permitirá el acercamiento a la persona», añade.

    El dramaturgo desaconsejaría al Rey Juan Carlos I ver la obra porque es «una sensación de enorme violencia verte reflejado con 500 personas a tu lado» y supone que le pasarán imágenes de la representación. «Supongo que se reirá de algunos cosas y otras no le gustarán», apunta, rematando que Fontserè y él son «comediantes» y su obligación es reflejar los aspectos más esenciales de la sociedad.

    En la obra, el Rey emérito se defenderá ante un joven antagonista que le replicará y le comenta lo que piensan de él los jóvenes en la actualidad. «Le damos voz y esto hace que la obra tenga un componente muy equilibrado y muy justo. Es una situación real en la que el espectador puede decidir lo que le gusta o lo que no«, ha explicado Boadella.

   Por otro lado, defiende que la monarquía parlamentaria es un sistema «formidable» en España que defiende la «desigualdad» y señala que la «ventaja» de Felipe VI es que «la sociedad no sabe si es de izquierdas o de derechas». «Si Juan Carlos I no hubiera sido jefe de Estado, la lista de los presidentes del Gobierno que hubieran ocupado el lugar del Rey pone los pelos de punta. Además, no hubieran sido jefe de Estado de todos los españoles sino de una parte política», apostilla.