Inicio Intelectualidad Ángela Becerra, Premio Fernando Lara 2019: “Creo en un feminismo que no...

Ángela Becerra, Premio Fernando Lara 2019: “Creo en un feminismo que no obligue a la mujer a renunciar a su feminidad”

Publicado 21/05/2019 18:28:42CET

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) –

La escritora colombiana Ángela Becerra ha lanzado este martes, 21 de mayo, su nueva novela ‘Algún día, hoy’ (Planeta), ganadora del Premio Fernando Lara 2019, una historia de lucha social y amistad entre dos mujeres que proceden de mundos diferentes, y ha rechazado, en una entrevista con Europa Press, el feminismo “rancio” del pasado por el que “las mujeres copiaban comportamientos masculinos y machistas para hacerse visibles”.

“Creo en un feminismo en el que la mujer no se vea obligada a renunciar a su feminidad, en un feminismo muy rico en matices que esté por encima de las clases sociales. Es un deber de cada ser humano que se luche por alcanzar la igualdad”, ha apostillado en este sentido.

Así, en esta novela, que combina hechos reales y ficción para narrar la historia de una de las precursoras de la huelga femenina en Colombia Betsabé Espinal, presenta a dos mujeres, Betsabé y Capitolina, situadas en ambos extremos de la sociedad y unidas por el rechazo de sus familiares, así como por el “sometimiento al que se ven abocadas por su condición de ser mujer”.

Becerra, que ha denominado este libro como “un canto épico a la liberación de las mujeres”, ha confesado que se enamoró de la historia de Betsabé tras ver el documental ‘Mujeres de pies descalzos’, que cuenta cómo a sus 23 años la protagonista encabezó una huelga “contra todo el muro patriarcal” de una fábrica textil de un pueblo colombiano.

“Siempre he creído que las historias llegan por algo especial. Cuando una historia vale, te va martillando hasta que tienes que escribirla”, ha comentado.

Asimismo, ha explicado que apenas existía información sobre esta mujer cuando comenzó a escribir (figuraba su fecha de nacimiento, los días que tuvo lugar la huelga y su muerte), un hecho que le permitió ficcionar la historia y perfilar a su gusto el personaje, que “iba creciendo en función de la fuerza de la valentía”.

Esta novela, ambientada en una época “rica en matices” otorgados por la Primera Guerra Mundial, los cambios tecnológicos y culturales y la Guerra de los Mil Días en Colombia, transcurre entre el París y el Medellín de los años 20, dos localizaciones que, según la autora, pretenden enseñar que entre ambos mundos había pocas diferencias sociales.

“En aquella época en Europa ya se estaba gestando lo mismo que en Colombia con el socialismo criollo y con un movimiento femenino que da cuenta de las injusticias, ambos sin ningún tipo de influencia exterior. Las mujeres se estaban dando cuenta y no hay tanta diferencia entre lo que estaba sucediendo en las fábricas de Europa y lo que se estaba dando en Medellín”, ha explicado.

En este sentido, ha asegurado que en materia de feminismo y lucha social, Europa y América Latina están “bastante igualadas en esta desigualdad” y ha añadido que, a su juicio, la injusticia no tiene nacionalidad.

Becerra ha apuntado que la sororidad se aplica “cada vez más” en la actualidad, así como que el feminismo es un movimiento del que “solo ha salido la punta de iceberg”, que crecerá según se vayan sumando más mujeres y hombres para impulsar “un cambio verdadero desde el fondo”.

La autora colombiana ha asegurado que “no se trata solo de hacer visible esta injusticia” y ha abogado por un cambio educacional, por el cual “no se transmita de generación en generación esa mala educación” de creer el que ambos sexos son diferentes. “Para el hombre sería una maravilla que se le liberara de su condición masculina de fuerza y falta de delicadeza”, ha apostillado.

En este sentido, ha señalado como una de las debilidades del feminismo la “falta de una revolución mundial”, ya que, en su opinión, solo el mundo occidental ha tomado “plena conciencia de esta lacra”. Así, ha asegurado que todavía falta que “el otro lado del mundo empiece a aligerar las cargas contra la mujer”, para lo que, según ha indicado, es necesaria la ayuda de occidente para “desbloquear esto con la fuerza de muchas voces”.

LA FÓRMULA DEL IDEALISMO MÁGICO

Por otra parte, Becerra emplea de nuevo en esta novela la fórmula del Idealismo Mágico, un elemento presente en la mayor parte de sus libros. Así, Betsabé es rechazada al nacer y “resucita entre el fango tras ser atrapada por la naturaleza”.

Esta “atmósfera de magia” permite que las emociones de los personajes se extrapolen en efectos que se producen en la naturaleza, como sucede con las lágrimas de Capitolina, que caen de una lámpara que ella misma cuelga del techo.

“La magia se pone al servicio de la emoción de los personajes. Hay momentos en los que hay una exageración de una manifestación en la que se remarca un sentimiento personal”, ha explicado la autora en este sentido.

Por otra parte, Becerra ha indicado que esta novela también es un “monumento al amor” en el que la protagonista no pierde su fuerza y “no se deja someter por nadie”, sino que es su enamorado, Emmanuel, el que acaba “rendido a sus pies”.