Animales en peligro que sobreviven a los huracanes

La reinita de Barbuda ha sobrevivido al huracán Irma, aunque de momento solo se han observado, tras una inspección parcial, ocho ejemplares. En cambio, la suerte del ya amenazado loro imperial de Dominica no está clara [Hans Hillewaert].

También te puede interesar

El 6 de septiembre de 2017 golpeaba el huracán Irma directamente contra la isla caribeña de Barbuda. Grandes e incesantes lluvias y vientos de hasta 300 kilómetros por hora la dejaron completamente devastada. En las imágenes se ven casas destruidas, árboles derribados y una vegetación enteramente exfoliada. Hubo que evacuar a toda la población. Además de por las tragedias humanas, muchos habitantes de la isla y los ornitólogos de todo el mundo sintieron preocupación también por el destino de unos pájaros grises y verdeamarillentos que solo existen en Barbuda: las reinitas de Barbuda (Setophaga subita). Las fotografías de la isla y las imágenes tomadas por los satélites, en las que no se veían plantas verdecidas, hicieron que creciese el temor a que la especie hubiese quedado diezmada, erradicada incluso.

Los primeros viajes de vuelta a la isla alimentaron esa preocupación: durante esas visitas no se observó ningún reinita de Barbuda. Aquellas excursiones, sin embargo, dadas las catastróficas circunstancias, fueron muy breves y solo recorrieron una pequeña parte de la isla. Por eso, tanto mayor es el alivio ahora al descubrirse que ha sobrevivido al menos un puñado de esas pequeñas aves canoras, según ha comunicado BirdsCaribbean, que colabora con el ministerio de Medioambiente de Antigua y Barbuda. Una gira de observación de un día por parte de su hábitat descubrió al menos ocho reinitas. Como estas aves se alimentan sobre todo de insectos, no se temen los expertos que les falte comida: innumerables mosquitos medran en un sinfín de charcos y charcas. Un peligro mayor lo suponen los gatos y los perros, abandonados y sin nadie que los alimente.

Da la impresión de que la fauna de las Bahamas, castigada por Irma y a continuación por María, solo ha sufrido moderadamente. Las primeras observaciones muestran que han sobrevivido la mayoría las especies de aves más amenazadas y que sus ecosistemas no se han deteriorado demasiado. Según el organismo oficial de conservación de la naturaleza de Bahamas, el Consorcio Nacional de Bahamas, miles de flamencos han vuelto a sus colonias de incubación de Inagua. Al parecer esquivaron la tormenta que se les echaba encima; por el contrario, el huracán María mató en la vecina Cuba a miles de sus congéneres.

Antes, el ojo del huracán María había pasado sobre Dominica y Puerto Rico, donde causó un daño extremo. Mientras que la cotorra o iguaca puertorriqueña ha sobrevivido, al menos en los centros de cría, más protegidos contra la tormenta, como informa la organización Conservación de las Aves de América, la situación en Dominica no está nada clara. La isla, cubierta de espesas selvas, está por ahora incomunicada con el resto del mundo; el caos y la destrucción son tales que ni siquiera los ornitólogos de allí han podido penetrar en el interior para localizar a las dos especies de papagayo endémicas de Dominica. La situación podría ser crítica para el pájaro nacional de la isla: del loro imperial (Amazona imperialis) solo quedaban unos cuantos especímenes (casi lo extinguió en 1979 el huracán David).

Daniel Lingenhöhl/spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Loading...