Barcelona se rinde antle los himnos inmortales de U2

En la primavera de 1987, la ONU confirmaba que por encima de la Antártida se abría peligrosamente un boquete en la capa de ozono, los Simpson aparecían en la tele por primera vez y los presidentes de Estados Unidos, Ronald Reagan, y de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Mijaíl Gorbachov, se reunían junto al muro de Berlín. También aquella primavera, en concreto el 23 de marzo, aparecía en el mercado un disco, The Joshua Tree, que sería una bomba mundial y que, como comprobamos anoche en el estadio olímpico de Barcelona, 30 años después sigue en vigorosa explosión.

Reagan, Gorbachov y el muro de Berlín desaparecieron. Ellos, los U2, continúan, y en gran forma, como demostraron en su descomunal concierto de Barcelona, único de España en esta gira conmemorativa, en el que recorrieron uno por uno los once temas de The Joshua Tree, trufados de sus grandes éxitos. Porque si el mencionado disco arranca con tres temas que han sido verdaderos himnos para toda una generación, no de este país sino de este planeta, como Where the streets have no name, I still haven’t found what I’m looking for o With or without you, lo de anoche empezó en apoteosis, con otros dos temas (de otros discos) que han cumplido el mismo cometido; con la banda en un set en medio de la masa, un sprint fulgurante de inicio, con un Sunday Bloody Sunday que acabó con un “moltes gràcies, Barcelona” por parte del líder de la banda.

Acto seguido, la vigorosa The new year’s day, con el estadio literalmente saltando al unísono. Es un tema… de 1983 con el poderío del rock intacto, porque aunque las circunstancias de su mensaje político hayan quedado atrás en la historia –la humanidad avanza–, su músculo musical está perfectamente al día. Es lo que diferencia a las bandas inmortales de las bandas “del momento”. Hoja caduca versus hoja perenne.

Concierto de U2 en Barcelona Concierto de U2 en Barcelona (Àlex Garcia)

U2 es una de las cuatro o cinco formaciones inmortales de la música contemporánea. En Pride (in the name of love), todos –¡todos!– los móviles de la concurrencia encendidos a la orden de Bono, creando otro estadio y, a partir de ahí, con el cuarteto ya retirado al escenario, las luces del atardecer en la descomunal pantalla que perfilaba el árbol de Joshua, con imágenes del gran fotógrafo holandés Anton Corbjin, que colabora con el grupo desde hace décadas. También lo hizo en The Joshua Tree, para el que hizo la carátula. Ahora Corbjin ha filmado en Death Valley y otros parajes americanos las imágenes que aparecen detrás del cuarteto irlandés. El diseño del escenario es de quien desde 1983 ha sido su diseñador de giras, Willie Williams. Los U2 son fieles a sus orígenes.

Concierto de U2 en Barcelona Concierto de U2 en Barcelona (Àlex Garcia)

El característico perfil del árbol, silueta en negro, sobre un cielo rojísimo, de ocaso. Y por encima, el tema que da arranque al disco al que ayer se rendía tributo, Where the streets have no name. Pronto, el vídeo de Corbjin nos lleva al único terreno civilizado de aquel desierto californiano, el asfalto de una carretera sinuosa flanqueada por cactus gigantes, liebres y serpientes, antes de encarar I still haven’t found what I’m looking for y With or without you; que acabó en onomatopeya de grizzly por parte de Bono: “Waaaaw!!”. Éstos tres temas fueron los que llevaron a The Joshua Tree a su primer número uno en las listas de los discos más vendidos en Estados Unidos cuando salió el trabajo, en 1987. Era la tercera vez que lograban lo mismo en el Reino Unido. Lo más relevante es que, siendo ya una gran y reconocida banda de rock, este disco los convirtió en fenómeno de masas.

Una imagen de la actuación de los irlandeses U2 en Barcelona Una imagen de la actuación de los irlandeses U2 en Barcelona (Àlex Garcia)

Y lo siguen siendo, aunque entre el público abunde la veteranía; probablemente aquella generación que creció con los tres himnos mencionados, que condujo muy lejos, quizás demasiado, con Where the streets have no name, que dudó con I still haven’t found what I’m looking for y que con With or without you sonando a toda pastilla tomó decisiones decisivas. Los 55.000 entradas que en enero se pusieron a la venta se agotaron en ocho horas. Después del arranque fulgurante, el concierto baja, como baja el tono de The Joshua Tree, no pueden hacerse once temas como los tres primeros. Es igual, la gira de The Joshua Tree incluye en su recta final otros de los grandísimos temas de la banda, que tiene hits en cada nuevo trabajo: de Beautiful day a Vertigo o One, realzando la apoteosis de una noche única. Los Simpson, por su parte, también continúan en activo.

Loading...