Comer chocolate de manera consciente nos hace más felices

La combinación del chocolate con la atención plena parece la fórmula perfecta para aumentar los efectos positivos que este alimento tiene para el estado de ánimo, sugieren los investigadores. [iStock/ peopleimages]

Por una parte, el chocolate se asocia con un aumento de la sensación de alegría, aunque pocas investigaciones han examinado ese efecto. Por otra, la práctica de la atención plena contribuye al aprendizaje de vivir el aquí y ahora con más intensidad. ¿Qué sucede si se combinan ambos factores? Investigadores del Colegio de Gettysburg han hallado que comer chocolate con toda la atención puesta en ello aumenta el estado de ánimo positivo. Pero este efecto no se produce si en vez de chocolate se comen galletas saladas, señalan.

Dichosos gracias al chocolate

Los investigadores dividieron a 258 estudiantes en cuatro grupos: los integrantes de dos de ellos recibieron cinco tabletas pequeñas de chocolate; a los participantes de los otros dos grupos les ofrecieron otras tantas galletas saladas. Antes del experimento, los probandos respondieron un cuestionario sobre su estado de ánimo. A continuación, una voz grabada les pedía que se comieran los respectivos tentempiés, pero con una diferencia: unos debían ingerir el chocolate, o en su caso las galletas saladas, poniendo toda su atención en ello; mientras que los otros, no.

Todas las grabaciones de voz duraban algo más de cuatro minutos. Los participantes de los dos grupos de atención plena recibieron informaciones detalladas para el disfrute del aperitivo. Entre otras instrucciones se les indicó que observaran el alimento con detenimiento, que lo oliesen, se lo pusiesen sobre la lengua, apreciaran el despliegue del sabor, masticaran y tragaran el alimento de manera consciente, y que rastrearan mentalmente su camino hasta el estómago. Tras llevar a cabo este proceso con la primera pieza de chocolate o galleta, se les pidió que realizaran lo mismo con las cuatro restantes.

A los probandos de los otros dos grupos se les indicó, también por medio de una grabación, que comieran la primera pieza de chocolate o galleta salada y que esperaran nuevas instrucciones. Después de 45 minutos de silencio, se les pidió que se comieran el resto de chocolate o refrigerio salado. A continuación, los experimentadores solicitaron a los sujetos que volvieran a contestar un cuestionario sobre su estado de ánimo.

El análisis de datos llevó a los investigadores a tres conclusiones: en primer lugar, comer chocolate aumenta la felicidad más que las galletas saladas; en segundo lugar, el comer consciente proporciona una mayor felicidad que la ingesta sin más, con independencia del alimento de que se trate, y tercero, consumir chocolate con atención plena incrementa el efecto positivo que este alimento aporta a nuestro estado de ánimo. En resumen, la combinación de la atención plena y el chocolate constituye la fórmula perfecta para elevar el ánimo.

Más información en Appetite

Fuente: Spektrum.de/ Marie-Thérèse Fleischer

Loading...